A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE
En marzo de 2020 se observaron las mayores manifestaciones feministas de la historia de México. A un año, las desigualdades cotidianas que viven  las mujeres en este país no han disminuido. Al contrario: el confinamiento las expone a mayor violencia en sus hogares y a la multiplicación de responsabilidades domésticas, educativas y de cuidados. Estos doce meses de pandemia equivalen a una década de retroceso en su participación en el mundo laboral.

Los textos aquí reunidos demuestran que, a pesar de la pandemia, el movimiento feminista no se ha detenido. Catorce autoras reflexionan sobre las demandas que se han sumado a la agenda y documentan las múltiples formas de organización y protesta impulsadas desde la virtualidad.

Yo hice lo que ustedes

Ángeles Mastretta

Minar las cuatro paredes

Ana Sofía Rodríguez Everaert

Vivir el feminismo encerrada

Aranxa Sánchez

La pandemia y la casa feminista

Fátima Gamboa

Ser feminista en un mundo sin imaginación

Georgina Jiménez

Sin vuelta atrás

Lucía Lagunes

Mas si osare un extraño feminismo

Mariana López Zaldívar

Acabar con la violencia política

Natalia Juárez

Ni la pandemia nos silenció

Pascale Brennan

No quiero que sea 8 de marzo

Rebeca Lorea

Cuidar es un acto de resistencia

Sabina Itzel Hermida Carrillo

Mi feminismo en confinamiento

Sofía Ramírez Aguilar

De encuentros, feminismo y tecnología

Valeria Angola

El movimiento feminista no está apagado, está más ardiente que nunca

Wendy Figueroa Morales

Ilustración: David Peón