Van Morrison: The Healing Game. Polydor

Aquí estoy nuevamente / De regreso en la esquina / Regreso donde pertenezco / Donde estuve siempre / Todo es lo mismo / No noto cambios / Estoy nuevamente de regreso / En el saludable juego, nos confiesa un Van Morrison convertido súbitamente en jefe de una pandilla de dudosa reputación, que le acompaña en su retorno a los lugares públicos de sus nostalgia privadas.

El sonido del sax barítono de Pee Wee Ellis, la guitarra de Ronnie Johnson, el órgano de Georgie Fame y la poderosa voz de Morrison, ensamblan una nueva incursión del músico irlandés y su grupo de fascinerosos a los extensos, dúctiles territorios del blues y del jazz, con el pretexto de revisitar viejos espacios de su amada Belfast.

Como en otras ocasiones, los trazos de la música de Morrison transitan con toda libertad por los géneros clásicos. Guiado por la experiencia e intuición del irlandés errante, The Healing Game constituye el registro meticuloso de un autor de obsesiones nómadas: carreteras, asombros congelados sobre tierras ardientes, el anonimato, observadores que son observados. Autor de gaita y sombrero, heredero de los viejos cantos celdas, tránsfuga fatigado del rock. Van Morrison aparece en este disco renovado y firme, confiado en la fuerza de su inspiración y de las visiones que la alumbran, en el ejercicio sistemático de una mirada que reposa plácidamente en sonidos, cosas y lugares.