La maldición de Leo Bennhaker sigue pesando sobre el América. Aunque obtuvo la mayor cantidad de puntos en el “torneo de clausura” o como le llamen, fue eliminado en las finales por el Morelia. Desde que corrieron a Bennhaker el América no es lo que muchos quisieran. El América de Solari hacía puntos pero, como dirían los filósofos, era un equipo que no “comunicaba”. Solari salió a empatar en Morelia y así le fue. Los técnicos se mueren de miedo en el América. Ya lo hemos dicho desde estas mismas páginas: dadle la oportunidad a Roberto El Monito Rodríguez. Ya qué más. Peor le va al América con todos los que traen. Por lo menos alguien de adentro. 

Un amigo que simplemente no deja ver el futbol dice en plena transmisión del juego que las emergencias recientes de equipos como León, Morelia, Neza, Santos, etcétera como semifinalistas, finalistas e incluso campeones, disputando la jerarquía a los equipos de siempre -Chivas, América, Necaxa, Cruz Azul, etcétera- no es más que la “transición” futbolística de México, la “alternancia” en el “campeonar”, el fin del “futbol hegemónico” y de los “equipos oficiales”. Ya piensa dar ponencias y pedir su SNI. 

Este mes de junio se jugará la Copa América en Bolivia. México está invitado y jugará en el grupo de Brasil, Colombia y Costa Rica. Si recordamos, en la Copa América de 93 México llegó a la semifinal y en la de 95 fue eliminado en cuartos por Estados Unidos. El hecho es que la Copa América es ya un hábito entre nosotros y el papel que México haga en ella es un pendiente cada dos años. Queremos que el equipo aproveche su participación en esta Copa y juegue del mejor modo. El único que al parecer no lo entiende así es el entrenador Bora Milutinovic, quien piensa llevar a Bolivia a un “equipo B” reforzado con algo del “equipo A”. Dice que es para darles descanso, sobre todo, a varios jugadores de Chivas y guardarlos para las eliminatorias de la Concacaf hacia Francia 98. Sencillamente, no estamos de acuerdo. México tiene que ir con todo a la Copa América; y si en ese “con todo” van jóvenes como Antonio Sancho, Bora debe ponerlos porque es el mejor equipo que tiene en ese momento, y no como “descanso” para otros y gran pretexto, al final, por las derrotas. Mientras tanto, Brasil llevará a todas sus estrellas, incluyendo Ronaldo y Romario. Y Zagallo no tendrá pretextos cuando se cumpla esta pequeña profecía: Brasil no ganará la Copa América. Quitémosle también los pretextos a Bora. No hay que aceptarle que hable de “equipo B” sino dar por un hecho que, ponga a quien ponga, está poniendo lo mejor que tiene.