El Museo de La Ciudad de México ofrece, hasta el 29 de junio, una muestra de cerámica que abarca de 1325 a 1917.

El Museo de la Ciudad de México fue inaugurado el 31 de octubre de 1964, en una casona del siglo XVIII que perteneció al Conde de Santiago de Calimaya. El Museo surge con el propósito de ofrecer al público, mexicano y extranjero, un espacio destinado a recrear la historia de la ciudad más importante del país. Actualmente, el Museo se encuentra en una etapa de reestructuración. Como parte fundamental del nuevo proyecto museográfico se han restaurado las salas de exposiciones temporales, objetivo que culmina con la apertura de esta muestra dedicada a la cerámica.

Con la inauguración de la muestra intitulada La cerámica en la Ciudad de México (1325-1917), se inicia también una primera etapa de exposiciones temporales. El propósito de la exposición es el de presentar, a través de cerca de trescientas piezas, el importante papel que desempeñó la cerámica en el ámbito cotidiano de los habitantes de la gran urbe. Cronológicamente la exposición abarca desde el florecimiento de la ciudad prehispánica hasta principios del presente siglo.

La cerámica en la Ciudad de México (1325-1917) está compuesta por piezas de muy diverso origen. El visitante podrá apreciar valiosos objetos prehispánicos como trípodes, vasijas, cajetes, urnas funerarias, así como platones, vajillas, juegos de té y jarrones de cerámica china, loza inglesa, porcelana francesa y loza estannífera europea. No faltan los jarrones, tibores, frascos, tazones y lebrillos de talavera de Puebla. Todas las piezas que conforman la muestra provienen de diferentes acervos públicos como el Museo de Arte José Bello y González de la Ciudad de Puebla, el Museo Franz Mayer, la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH y la Fundación Cultural Antonio Haghenbeck, entre otros. La selección de las piezas estuvo a cargo de la maestra Leonor Cortina y la museografía del maestro Alfonso Soto Soria.

La muestra fue inaugurada, el jueves 3 de abril por Oscar Espinosa Villarreal, jefe del Departamento del Distrito Federal; por Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, y por María Amparo Clausell, Directora del Museo de la Ciudad de México.