A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

¿Es otra opción la TV de paga?

Fátima Fernández Christlieb,

Beatriz Solís Leree

Ligia María Fadul y Beatriz Solís Leree. Coautoras de La Televisión en Amerique Latine.

Fátima Fernández Christlieb. Autora de La radio Mexicana: Centro y Regiones.

El 80% de la programación de televisión generada en la Ciudad de México se concentra en los sistemas de paga y sólo el 20% en la gratuita. En términos de población, el 3.45% de los habitantes de la Ciudad de México y área metropolitana son suscriptores de la televisión de paga.(1)

(1) Según datos tomados del Directorio de Mass + Medios de julio de 1994 a julio de 1995 se reportan este último mes 690.75 suscriptores en ambos sistemas. 69.48% corresponden a Multivisión y 30.52% a Cablevisión. Se toma en consideración para determinar el 3.45% a los 19,976,887 habitantes del área metropolitana y el Distrito Federal.

Un mexicano del Distrito Federal que no pueda o no quiera pagar un peso más por la televisión que recibe (ni siquiera la videocasetera o antena que le permitan captar los canales de UHF), no tiene más opción que los siete conocidos canales de la banda VHF. El 96.55% de los capitalinos y habitantes de la zona conurbada se encuentra en este caso.

Sin embargo, quien paga tampoco tiene acceso a una oferta muy diferente, pues los cuarenta y cuatro canales y siete sistemas de pago por evento de la televisión de paga(2) no aportan cualitativamente algo distinto a los de la TV gratuita. Se paga por ver más de lo mismo, salvo algunas producciones propias y eventos especiales.

Si no hay nada nuevo en la pantalla, si la oferta es casi la misma qué motiva a la gente a suscribirse a uno u otro sistema de televisión de paga? ¿Por qué Multivisión acapara más televidentes?

En el DF la competencia por el público de la televisión de paga se da entre dos empresas, Cablevisión y Multivisión. Según las cifras es esta última la que lleva la delantera ya que en sólo un año (julio-94 a julio 95) aumentó en 39.13% su número de suscriptores, a diferencia de Cablevisión que sólo reportó el 1.60% de incremento, incluso, como se observa en la gráfica, en el segundo trimestre de 1995 Cablevisión perdió el 7.3% de suscriptores, esto sin considerar las reacciones suscitadas a raíz de su aumento de tarifas y su estrategia de canales «a la carta».

Cablevisión, con veinticinco años de transmisión, es desplazada por Multivisión con apenas seis años de vida. ¿Cuál puede ser la razón para esta pérdida de suscriptores?

Ciertamente no es el precio pues no existe gran diferencia entre los dos sistemas (la cuota mensual va de 70 a 306 nuevos pesos en Multivisión y de 90 a 390 nuevos pesos en Cablevisión). En cuanto a la programación, encontramos que siete canales de cada uno de los sistemas transmiten lo mismo, por lo que la diferencia entre ellos se reduce a canales en los que se retransmiten series viejas que el suscriptor ya vio gratis hace más de diez años (Canal UNO), caricaturas (Canales AS y ZAZ), música y películas. Cablevisión además de estos géneros tiene ofertas específicas por el país de origen (TV Española, Much Music de Canadá y Deutcshe Welle) y de las cadenas norteamericanas ABC y CBS. Los otros canales «distintos» son los que reciclan programas ya transmitidos anteriormente por Televisa (series y telenovelas) además de los musicales que son realmente «rockolas televisivas».

Es cierto que la tecnología de estos sistemas es una variable para la diferencia en el número de suscriptores, particularmente la restricción de cobertura que tiene el cable. En cualquier caso la ventaja de Multivisión sobre Cablevisión es significativa.

¿Será que la gente está cansada de lo que hasta hoy la televisión abierta ofrece y quiere encontrar una opción en la de paga? ¿Será que los suscriptores están movidos por la esperanza de encontrarse con nuevas propuestas en la pantalla?