A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Esta carta apareció en The Times Literary Supplement, el 26 de diciembre de 1997:

Comentando el libro Lone Star Swing de Duncan MacLean, Scott Bradfield describe al autor comiendo “chili relanos con un huevo frito encima”. Alguna vez escuché a una joven texana explicándole a su acompañante el misterio de la pronunciación en español de la letra elle. “Suena como una ye”, dijo ella, “como en amarillo”, aunque lo pronunció como amarila, con ese acento texano que se come las palabras. Es posible que en algún lugar de Texas, el autor encontrara un platillo con el nombre de “chili relanos”. Como sea, y tomando en cuenta que el Diccionario Velázquez en español no incluye la palabra “relano”, sospecho que él estaba comiendo chiles rellenos, chiles verdes por lo general rellenos de queso, capeados o asados. Sobre el huevo encima, podría tratarse de una modalidad texana del capeado, huevo batido con el que se cubre el chile antes de cocinarse.

A como están las cosas, daremos muy pronto con los platillos siguientes: “tleicolol” (tlacoyo); “mall d’ola” (mole de olla); “cheeseadila” (quesadilla); “chicken-reed” (no “caramillo” sino flauta de pollo); “post-all” (pozole); “shawlupetes” (chalupitas).