A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

La película Las bravuconas fue filmada del 30 de julio al 10 de agosto de 1962 en Tequisquiapan, Qro. Estrenada el 27 de septiembre de 1963 en los cines Colonial, Tlacopan e Hipódromo. Aut. 36298 A.

SINOPSIS DEL ARGUMENTO: Valentín Guerra, el tipo más macho del pueblo de San Tranquilino, es asesinado por el villano Bala Perdida. El anciano don Basilio, padre de Valentín, manda llamar a los hijos naturales de éste, Raúl, Bernabé y Pancho, para que lo venguen. Los tres jóvenes resultan ser muy mansos; sólo la expectativa de la herencia los retiene en el pueblo. Sin embargo, vencen sin querer a Bala Perdida y a dos de sus secuaces. Ante eso, las bragadas jóvenes Azucena, Margarita y Rosa (llamadas “las tres delicias”) se entusiasman con los jóvenes y los conminan a casarse con ellas; de no hacerlo, los raptarán. Don Basilio trata de ocultar la mansedumbre de sus nietos, pero las muchachas acaban descubriéndola y la pregonan por todo el pueblo. En vista de eso, don Basilio trama falsos raptos de jóvenes desvalidas para que los mansos aparezcan como sus salvadores. Bala Perdida rapta de verdad a “las tres delicias”; los nietos de don Basilio reaccionan por una vez con furia y rescatan a las chicas después de dar gran paliza a sus raptores. “Las tres delicias” se entusiasman de nuevo con los jóvenes, pero éstos, cansados de tanta bravuconería, deciden dar una lección a la gente del pueblo: contratan a unas modelos para que enseñen feminidad a las mujeres y tratan de enseñar a los hombres buenas maneras. Celosas, “las tres delicias” movilizan a todo el pueblo contra los jóvenes y demuestran a éstos, con ayuda de ropa y maquillaje adecuados, que también pueden ser femeninas. Todo se arregla: los nietos de don Basilio se casarán con “las tres delicias”.

NOTA: Esta comedia ranchera abundaba en el típico y, a estas alturas, fastidiosísimo tráfico de machismo trinitario entre los dos sexos: el trío de mujeres podía ser macho mientras no lo fuera el de los hombres y viceversa. Al final volvía a vencer, naturalmente, el machismo de los machos.

Fuente: Emilio García Riera, Historia documental del cine mexicano. Tomo VIII. Ediciones ERA, México, 1976.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.