“Aquí la brisa es la llovizna por las tardes. Como no hay mar, hay llobrisna”.

Oído al paso en la ciudad de Mérida, Yucatán, México, octubre de 2018.