La Malinche tiene la dimensión del mito. Es siempre superior a su historia, a sus historias. Siempre distinta, siempre parecida a sí misma, aparece y reaparece en la cavilación histórica con todos los ropajes. Es la esclava y la amante, la aliada y la traidora, la traductora y la consejera, la bella y la fea, la astuta y la utilizada, la bienquerida y la maltratada, la sobreviviente, la triunfadora, la imprescindible.

Aquí, tres miradas sobre su misterio magnífico: de Camilla Townsend, sobre la traductora, de Caroline Tracey sobre su eco en el imaginario chicano, de Kyra Galván sobre la doble dominación, lingüística y sexual, que también fue la Conquista.


Una traductora valiente y digna

Camilla Townsend

La Malinche chicana

Caroline Tracey

Lenguaje y sexo: La otra dominación

Kyra Galván Haro

Ilustración: Alma Rosa Pacheco Marcos