La violencia que ha azotado a México en los últimos años tiene muchas fuentes. Se ha hablado de una “tormenta perfecta” que involucra el cierre de la ruta de Colombia al Caribe y el creciente predominio de los cárteles mexicanos del narcotráfico, la expiración del decreto que prohibía la venta de armas de asalto, las guerras de los cárteles por el control de zonas estratégicas de trasiego, el aumento de los precios de las principales substancias ilegales, el despliegue de tropas del gobierno mexicano, punto inicial de la denominada Guerra contra las Drogas en México. Poco, sin embargo, se ha dicho sobre los factores socioeconómicos que también han influido en esta epidemia de violencia, tanto en su desencadenamiento como, sobre todo, en su fuerza y persistencia. Aún cuando la violencia ha cedido en los últimos años, su persistencia y difusión mantiene una percepción de inseguridad e incertidumbre sobre la capacidad del Estado para hacer frente a los retos impuestos por las gigantescas mafias que trafican y venden drogas, extorsionan y secuestran a la sociedad y coaccionan y corrompen a nuestros gobiernos.

Este texto busca ofrecer algunos indicios sobre el papel que el mercado laboral (criminal y no criminal), particularmente el de jóvenes, y la crisis económica han jugado en la espiral de violencia en México.

04-democracia

Ilustración: Víctor Solís

Apertura comercial, empleos y abandono escolar 

Con la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), entre los años 1995 y 2006, las ciudades en la frontera norte gozaron de tasas de crecimiento económico por encima del promedio nacional y se crearon puestos de trabajo en el sector de las manufacturas, especialmente en las maquiladoras. La mayoría de los empleos creados por las maquiladoras no requerían altos niveles de habilidades o competencias: un certificado de secundaria era suficiente para conseguir una oportunidad. Los nuevos empleos incentivaron la migración. Durante el periodo post-TLCAN y hasta 2006, Ciudad Juárez, Tijuana, Reynosa y Nuevo Laredo fueron receptores netos de migrantes nacionales (ver Figura 1), especialmente jóvenes de baja escolaridad buscando un puesto en las maquilas. Durante este periodo, las ciudades fronterizas crecieron a un ritmo dos o tres veces por encima del promedio nacional y con ellas crecieron también los barrios improvisados sin servicios urbanos, con escuelas saturadas y en malas condiciones, y con servicios de seguridad ausentes, lejanos o incapaces de lidiar con el crimen.

Figura 1: Migración domestica a nivel municipal

figura-1

Fuente: CONAPO con datos del censo de población 2000 y el conteo de 1995.

Durante esos años de relativa bonanza, la disyuntiva que enfrentaban los jóvenes en edad de cursar la educación media superior (prepa) en las ciudades fronterizas se centraba básicamente en continuar los estudios o comenzar a trabajar en la maquila. La decisión fue fácil para muchos de ellos pues la educación no era —ni es ahora— percibida como un vehículo para mejorar sus ingresos futuros: por cada 20 puestos de trabajo que se generaron en el sector manufacturas, un joven abandonó la prepa durante la década de los noventa.1 Paradójicamente, las oportunidades laborales generadas por el TLCAN elevaron las tasas de abandono escolar en las ciudades fronterizas, situándolas por encima del promedio nacional.

La Tormenta Perfecta 

En 2007, la economía de Estados Unidos, de la cual dependían los puestos de trabajo de la industria maquiladora, comenzó a mostrar debilidad. Ese mismo año, la producción en el sector manufacturas se desaceleró y durante 2008 y 2009, como consecuencia de la crisis financiera internacional, cayó estrepitosamente. Sólo en Ciudad Juárez entre el primer trimestre del 2007 y el último trimestre del 2009 se perdieron más de 70 mil empleos, de los cuales más de la mitad correspondieron a jóvenes menores de 29 años de edad. Esos mismos jóvenes que habían abandonado prematuramente el sistema educativo, ahora se encontraban sin empleo, sin las competencias para encontrar uno nuevo y dentro de una economía mexicana que se contrajo 6.2% en 2009. Ninguno de ellos regresó al sistema educativo. Casi todos se sumaron al conjunto de jóvenes que no estudian ni trabajan, conocidos como ninis, multiplicando su tamaño: entre 2007 y 2010, el número de ninis en México creció en cerca de 425 mil personas y prácticamente todo este incremento se dio entre los hombres (ver Figura 2). Durante el mismo periodo, a nivel nacional, el crecimiento en el número de ninis hombres fue de 33%, pero en los estados fronterizos el incremento ascendió un 43%.

Figura 2: Evolución en el número de ninis, por género y grupo etario (miles)

Hombres

figura-2-1

Mujeres

figura-2-2

Fuente: Elaboración propia, basada en ENE (1995-2004) y ENOE (2005-2013), INEGI.

Paralelamente, la migración hacia EEUU —que tradicionalmente sirvió como válvula de escape para los jóvenes desocupados de este lado de la frontera— dejó de ser una opción viable tanto por la contracción de la economía estadounidense como por el endurecimiento de su política migratoria. El Pew Research Center ha documentado que el flujo de migrantes indocumentados de México a EEUU pasó de 770 mil en el año 2000 a 140 mil en 2010. El sistema de deportaciones de EEUU no sólo había clausurado esa puerta de emergencia para los nuevos ninis sino que también echaba más leña a la hoguera: 4.4 millones de mexicanos —en su mayoría jóvenes, hombres, de baja escolaridad— fueron deportados a las ciudades fronterizas de México entre el año 2005 y el 2010.

Pero para los jóvenes de la frontera, ni la crisis financiera internacional ni la política migratoria de EEUU, fueron el mayor de sus problemas. A finales del 2006 y principios del 2007 el presidente Calderón comenzó el despliegue de tropas para hacer frente al crimen organizado, primero en Michoacán y después en distintas ciudades fronterizas (Tijuana, Juárez, Nuevo Laredo y demás). Estas operaciones resultaron en la neutralización de líderes de organizaciones criminales que, en la medida en que originaron disputas dentro de cada organización y oportunidades para sus rivales, desataron una gigantesca espiral de violencia. La pira de cadáveres acumuló casi seis veces más muertos en los estados fronterizos en 2010 de los que había en 2007. La tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes pasó de 9.5 a casi 54.2 por cada 100 mil habitantes, un incremento mucho mayor al observado en el resto del país (ver Figura 3). La violencia se concentró en las ciudades con mayor industria manufacturera: en Ciudad Juárez la tasa creció de 14 a 276 por cada 100 mil habitantes; en Tijuana pasó de 14 a 79. En Nuevo Laredo de 10 a 50.78 y en Monterrey de 22 a 166.

Figura 3: Tasa de Homicidios en México 1990-2014 (por cada 100 mil habitantes)

figura-3

Fuente: Cálculos propios basados en datos del INEGI (Registros Administrativos, defunciones por homicidio) www.inegi.org.mx

Jóvenes, hombres, de baja escolaridad en el norte de México 

Como ha sido ampliamente documentado, el crimen es mucho más común entre hombres que entre mujeres, particularmente entre los jóvenes (entre 15 y 29 años de edad) de baja escolaridad.2 En México, la información de los ministerios públicos sobre presuntos delincuentes indica que, en 2007, 90% de quienes enfrentaron un proceso judicial eran hombres. Entre ellos, poco más de la mitad tenía menos de 30 años de edad y cerca del 80 por ciento no había completado la educación media superior.

Entre 2007 y 2011 la demanda laboral del mercado del crimen organizado creció al mismo ritmo en el que crecieron las necesidades de ejercitar la violencia en el territorio. Tanto las guerras de los cárteles como la nueva política de combate a las drogas del presidente Calderón generaron una expansión del mercado laboral de los cárteles —sicarios, halcones, narcomenudistas, pandilleros—.Esto tuvo un impacto significativo sobre el riesgo de ingresar al crimen organizado,  particularmente entre jóvenes,  hombres, de baja escolaridad en los estados fronterizos. Por su parte, la crisis financiera internacional redujo las oportunidades de trabajo legal para esos mismos jóvenes. Ambas “industrias” (la manufactura y el narcotráfico) se orientan al mercado en EEUU, ambas demandan trabajadores del mismo género, del mismo grupo etario, con la misma escolaridad y en la misma ubicación geográfica (ver Figura 4). A raíz de la crisis económica, nuestros vecinos americanos dejaron de consumir los productos legales de exportación manufacturera pero no redujeron su consumo de nuestros productos ilegales de exportación (drogas). Es decir, mientras la industria legal expulsaba trabajadores, la ilegal aumentaba la demandaba por sus servicios.

Figura 4: Comparativo de presuntos delincuentes y trabajadores en la industria manufacturera por edad y escolaridad

figura-4-1
figura-4-2

Fuente: ENOE y Estadisticas judiciales en materia penal, INEGI 2012. La información de trabajadores manufactureros proviene de Atkin, op. cit. La distribución educativa corresponde a trabajadores de 16-28 años.

Para explorar la posible correlación entre los jóvenes, hombres, que no estudian ni trabajan y el incremento de violencia en México, analizamos un panel de datos anuales para los estados del país cubriendo el periodo 1995-2013. Esto nos permitió evaluar los cambios en la relación entre ninis y violencia antes y después del inicio de la Guerra contra las Drogas (2007-2013), así como las diferencias entre los estados localizados en la frontera con EEUU y el resto del país.

Nuestros resultados muestran que la tasa de ninis hombres de entre 19 y 24 años no está correlacionada con las tasas de homicidio durante el periodo 1995-2006. En ausencia de incrementos en la criminalidad, los ninis no contribuyen a generarla. Sin embargo, entre 2007 y 2013, la proporción de ninis se correlaciona significativamente con las tasa de homicidios. Durante el periodo de alta criminalidad en México, un aumento de un punto porcentual en la proporción de ninis hombres, está correlacionado con un aumento de 1.16 punto en la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes (ver Figura 5). Esta relación es mayor en la región más afectada por la crisis financiera y la violencia durante el periodo: los estados de la frontera norte. De acuerdo a nuestros resultados, un punto porcentual de incremento en la tasa de ninis en un estado fronterizo se correlaciona con un incremento de 2.59 puntos en la tasa de homicidios por cada 100,000 habitantes.      

Figura 5: Efecto de un incremento en 1 pp en la tasa de ninis sobre la tasa de homicidios (por cada 100,000 habitantes)

figura-5

Fuente: De Hoyos, Gutiérrez y Vargas (2016) “Idle youth in Mexico: trapped between the war on drugs and economic crisis”, Policy Research Working Paper 7558, The World Bank.

Para dimensionar estas correlaciones, tomemos el aumento en la proporción de ninis hombres observado entre 2006 y 2011, que pasó de siete por ciento a casi 11 por ciento. Este incremento en la proporción de ninis es suficiente para explicar un aumento de 3.8 puntos en la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, o un cuarto del incremento total observado durante el mismo periodo. El incremento en la proporción de ninis hombres fue aún mayor en las entidades fronterizas pasando de 6.8 por ciento en 2006 a 11.8 por ciento en 2011, lo cual está correlacionado con un incremento de casi 12 puntos en la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes en esos estados. 

Estos hallazgos sugieren que el vínculo entre ninis y violencia se deriva de tres factores: 1) la expansión de la industria del crimen organizado, lo cual aumentó dramáticamente la demanda por sicarios, halcones y demás “puestos” de las organizaciones criminales; 2) la crisis financiera internacional que destruyó oportunidades laborales en las manufacturas; y 3) la estructura productiva de dos industrias orientadas a la exportación, una legal (la manufactura) y otra criminal (el narcotráfico), ambas dependientes de trabajadores jóvenes, hombres, de baja escolaridad en el norte de México.

La educación como prioridad de política pública

La crisis de seguridad y financiera que vivió México entre 2007 y 2010 arroja varias lecciones. La primera es que los jóvenes, en especial los de baja escolaridad, son los más vulnerables tanto a perder el empleo como a ser orillados o atraídos al crimen organizado. El fortalecimiento de las políticas de protección social como esquemas de capacitación para el trabajo o programas de empleo temporal puede ayudar a alejar a los jóvenes de la inactividad. La segunda lección es que la apertura comercial o cualquier otra política que incremente la demanda por trabajadores jóvenes con baja escolaridad, puede incentivar el abandono escolar, reduciendo la acumulación de capital humano. Desde el año 2012 la educación media superior es obligatoria en México pero esta “obligación” se contradice con el derecho al trabajo que, a partir de los 16 años, los jóvenes adquieren sin ninguna restricción.  En Canadá y en algunos estados de los EEUU se ha logrado reducir el abandono escolar en el nivel medio a través de leyes que condicionan la posibilidad de trabajar en los jóvenes entre los 16 y 18 años a permanecer inscritos en el sistema escolar. Este tipo de políticas regulatorias funcionan sólo cuando existe un mecanismo de aplicación efectivo. Estas alternativas de política pública pueden parecer radicales, incluso podrían introducir distorsiones en el mercado laboral, pero una vez considerados los efectos a largo plazo del abandono escolar, particularmente en contextos de violencia como los que vive México, resulta claro que no tomar medidas al respecto resultaría mucho más costoso.

La prevención es la política más efectiva. Entender las causas del abandono escolar para poder abordar el problema de raíz es fundamental. El abandono escolar en México, como en muchos otros países del mundo, es la manifestación de un fenómeno que se gesta durante los primeros años de vida en forma de pobreza, desnutrición y falta de estimulación temprana. Son estos mismos niños de hogares marginados los que asisten a escuelas públicas de enseñanza básica que no corrige sus carencias de origen y, por el contrario las exacerba. Las deficiencias escolares se van a acumulando a lo largo de la trayectoria educativa hasta terminar generando el abandono del sistema de educación y, por consiguiente, la creación de eventuales trabajadores que no cuentan con las habilidades o competencias necesarias para insertarse adecuadamente en el mercado laboral formal y son especialmente vulnerables frente a los sectores informal y criminal de la economía. Por lo tanto, la verdadera solución al problema es la construcción de un sistema educativo que incluya intervenciones tempranas y que sea capaz de proveer educación de calidad especialmente entre los grupos más vulnerables.

 

Rafael de Hoyos (@rafadehoyos) y Vicente Vargas (@vicenvargas).3


1 Atkin (por aparecer) “Endogenous skill acquisition and export manufacturing in Mexico”, American Economic Review.

2 Ver Chioda, Laura (2015). “Crime Prevention in LAC: Never Too Early, Never Too Late, Never Too Comprehensive.” The World Bank, Washington, DC.

3 Artículo basado en de Hoyos, Gutiérrez y Vargas (2016) “Idle Youth in Mexico. Trapped between the war on drugs and economic crisis”, Banco Mundial, Washington DC. Los autores son, respectivamente, economista de la unidad de educación para América Latina del Banco Mundial y director del Observatorio de Desarrollo Regional, A.C. Las opiniones aquí expresadas son estrictamente de los autores y no necesariamente representan la visión del Banco Mundial o los países que integran su directorio. 

 

3 comentarios en “Ninis en México.
Entre la crisis y el crimen organizado

  1. Excelente análisis que brinda alternativas para la comprensión de la correlación ninis-nutrición de tropas del narco