Debido a los escasos datos existentes sobre la biografía del conquistador Bernal Díaz del Castillo y a que su crónica Historia verdadera de la conquista de la Nueva España —escrita después de tal suceso, es decir, en el siglo XVI— requiere ser estudiada con detenimiento y rigor, es necesario tomar en cuenta los tipos de argumentos, de retórica y de algunos de los rasgos culturales de dicho texto. Entre ellos, los vínculos que el autor establece con las diversas obras que ahí menciona, a las que alude y las que podrían estar relacionadas con lo que él expresa.

01-bernal-01

Ilustraciones: Raquel Moreno

A continuación se hace un breve recorrido por los fragmentos en los que el soldado cronista, de diversas maneras, hace alusión a ciertos libros, así como por algunas de las características y contenidos propios de dichos textos. Esto permitirá conocer mejor al conquistador español y saber si era o no una persona erudita o muy culta. Para ello será necesario no perder de vista algunos de los rasgos de la “alta” cultura de la época, como su densidad, erudición y complejidad.

Este ensayo surge de algunos de los planteamientos elaborados y desarrollados con mayor amplitud en mi libro La biblioteca del soldado Bernal Díaz del Castillo, el cual en este momento está en proceso de publicarse (Ediciones El Tucán de Virginia/INAH). En este estudio sigo la versión del manuscrito de Guatemala, lugar donde radicó y murió el soldado cronista, pues aunque este texto es más intrincado y “rústico” que la primera edición de la obra por fray Alonso Remón (Madrid, 1632) considero que el manuscrito es, por mucho, más confiable, así como de mayor riqueza en información, detalles y matices.

Irving Leonard ya ha demostrado que las prohibiciones de publicación y circulación de los libros españoles y extranjeros —en castellano y latín— no tuvieron un gran efecto y que una amplia gama de libros españoles, o publicados en varias ciudades europeas, llegaron al Nuevo Mundo desde la época de la Conquista. El historiador norteamericano ha sostenido que la indulgencia con la que los empleados de los puertos americanos aplicaron las órdenes reales, y por consiguiente la ineficacia de estas prohibiciones, se vinculan con las enormes ganancias que obtenían los comerciantes peninsulares con su venta de libros en el siglo XVI.

Ahora bien, es posible constatar que en los libros a los que hace alusión Bernal Díaz del Castillo ya aparecían muchos de los personajes históricos, religiosos, novelescos y épicos que son mencionados en la Historia verdadera del soldado cronista. Varios de esos personajes están presentes en las obras de los cronistas Francisco López de Gómara, Gonzalo de Illescas y Paulo Jovio o Giovio, criticados estos últimos por el propio soldado de la Conquista. Algunos de aquellos personajes también aparecen en las Cartas de relación de Hernán Cortés, como en los escritos de Bartolomé de las Casas y de Lucio Marineo Sículo, quienes igualmente escribieron sobre la Conquista de México. Las Cartas de relación comparten con la obra del soldado cronista los personajes Salomón, el apóstol Santiago y el emperador romano Vespasiano.

Aunque Ramón Iglesia y Joaquín Ramírez Cabañas se han referido ya a los usos que hacía Bernal Díaz de la Historia de la conquista de México escrita por Francisco López de Gómara, recientemente José Antonio Barbón Rodríguez ha hecho un estudio de los pasajes de la obra de este clérigo a los que recurrió el conquistador español. Por otra parte, ambos cronistas mencionan a César, Pompeyo, Mario y Sila. La Historia de las Indias y conquista de México (esta obra hoy se conoce como Historia general de las Indias; el título de Historia de la conquista de México corresponde a la segunda parte de la obra) fue el título que se le dio a la crónica de Gómara, publicada en dos partes en Zaragoza en 1552, si bien al año siguiente se emitieron prohibiciones en contra de que ésta pasara a las Indias y en cuanto a que se imprimiera, vendiera, se tuviera en la casa o se leyera.

En su Historia verdadera, además de referirse críticamente a lo que escribe Gonzalo de Illescas, Bernal Díaz del Castillo menciona parte del título de su obra: El pontifical. El título completo es Historia pontifical y catholica. Su autor, clérigo, historiador y cronista, en su segunda parte (libro VI, capítulo XXIV, parágrafo VIII) echa mano de nombres de guerreros famosos como “Ulixes”, “Alexandro” y “Iulio Cesar” para compararlos con Hernán Cortés, a los cuales también menciona el soldado cronista. Illescas publicó en 1565 una primera parte de su Historia, que abordaba la historia papal, abarcando sucesos y temas muy diversos, desde su origen hasta el año 1304. En 1573, el mismo año de su muerte, se publicó en Salamanca una nueva versión de su Historia pontifical, previamente corregida y aprobada, con una segunda parte, que incluía lo sucedido en el periodo entre 1305 y 1572, abordando aquí la conquista de México.

Otro de los autores que menciona Bernal Díaz del Castillo es Pablo Jobio (Paulo Jovio, Giovio o Iovio), a quien critica por lo que escribió sobre la Conquista, si bien no menciona el título de su obra. El nombre de ésta en castellano es Elogios o vidas breves de los Cavalleros antiguos y modernos, Ilustres en valor de guerra, que están al bivo pintados en el Museo de Paulo Iovio. Esta publicación se hizo en un solo tomo y apareció en Granada en 1568.

Díaz del Castillo se refiere varias veces, en su Historia verdadera, a Bartolomé de las Casas. Aunque no menciona el título de la obra de éste, es evidente que el soldado cronista conoció la Brevísima relación de la destrucción de las Indias del religioso dominico. El soldado español no pudo escapar de leer en esta obra los cuatro versos de un conocido romance sobre el incendio de Roma (Mira Nero de Tarpeya). Las afirmaciones del religioso, sin llegar a mencionar nunca el nombre de Hernán Cortés, lo acusaban por su crueldad y, por ende, a sus soldados.

Es muy probable que después de esa lectura Bernal Díaz haya recordado la intervención del bachiller Alonso Pérez, quien en cierto momento de la Conquista había recitado dicho romance, y que posteriormente la haya incluido en su historia. Sin embargo, el soldado cronista reproduce en su texto sólo dos versos del romance, omitiendo los otros dos que aludían a la insensibilidad y crueldad del capitán de los conquistadores. La Brevísima relación de la destrucción de las Indias, aunque sin la licencia correspondiente, se publicó en Sevilla en 1552.

Bernal Díaz del Castillo no hace ninguna referencia a Lucio Marineo Sículo, ni menciona su Obra de las cosas memorables de España, en cuya publicación de Alcalá de Henares de 1530 aparecía la primer biografía y elogio sobre el capitán Hernán Cortés.1 Existen varios indicios para pensar que el soldado español debió leer este breve texto. Temerariamente, Sículo afirmaba que Cortés no solamente debió poseer el título de marqués, sino también el de monarca. Esta desmedida alabanza explica la razón por la que tres años después de su publicación su obra fuera prohibida y que el soldado cronista no la mencionara.

Sobre el gran número de muertos que hubo cerca de Tlatelolco después de la derrota de México-Tenochtitlan, Bernal Díaz del Castillo se pregunta si hubo más muertos allí que en la caída de Jerusalén, diciendo a continuación que él había leído “la destrucción de Jerusalén”. Se trata de La guerra de los judíos, una de las varias obras de Flavio Josefo. Ésta se publicó en griego a finales del imperio de Vespasiano; en 1491 se publicó una traducción de Alonso de Palencia del latín al castellano con el título Guerra judaica. La obra se editó en español en París en 1549 y en 1557 se publicó en Madrid con el título Los siete libros de Flavio Iosefo, los quales contienen las guerras de los Iudios y la destrucion de Hierusalem y d’el Templo.

El soldado cronista se refiere directamente a la novela Amadís (Amadís de Gaula), cuyo refundidor, como se sabe, fue el seglar Garci Rodríguez de Montalvo. Bernal Díaz del Castillo se remite a ella en dos ocasiones. Esta historia ficticia ya había sido mencionada en la Historia de la conquista de México escrita por el cronista y clérigo López de Gómara. La novela de caballerías contó en el siglo XVI con un gran número de ediciones en castellano.

La Historia verdadera de Díaz del Castillo alude también a José (hijo de Jacob). La narración de este personaje bíblico se hace en el Génesis. El conquistador español menciona igualmente a Salomón quien, además de aparecer en el Antiguo Testamento, lo hace en La guerra de los judíos de Flavio Josefo. El soldado cronista hace referencia también a Noé, personaje del Viejo Testamento (Génesis 9: 20-24). Esta alusión, aunque tachada, sólo aparece en el manuscrito de Guatemala. Como se sabe, Bernal Díaz del Castillo expresa su ironía ante las palabras de López de Gómara en cuanto a la aparición de Santiago y san Pedro en la batalla en Zintla. Apóstoles que supuestamente fueron vistos por algunos conquistadores españoles, no indignos ni pecadores, a diferencia del propio soldado cronista que nunca los vio.

Independientemente de que en el siglo XV los Reyes Católicos hubieran prohibido la traducción de la Biblia al castellano, y de que en el XVI se mantuviera la prohibición sólo para la impresión del conjunto de todos sus libros, permitiéndose su publicación en partes, la mención que hace Díaz del Castillo de los apóstoles Pedro y Santiago, materia del Nuevo Testamento, no significa que el soldado cronista tuviera presente o hubiera leído las Epístolas de Santiago y de san Pedro. Se trata, por lo visto, de un conocimiento de cultura general, particularmente de carácter oral, de la que participaba mucha gente en la época.

01-bernal-02

Bernal Díaz del Castillo también menciona en su crónica los Comentarios de Julio César, los cuales son parte del título de una de las obras del prócer romano. En esta mención el cronista español da a entender a sus potenciales lectores —es decir, sin afirmarlo expresamente en su texto—, que conoce la obra. Se trata de la Guerra civil y posiblemente la parte inicial de La guerra de las Galias, con la que frecuentemente se publicaba la primera. Se conocen ediciones en castellano de Los comentarios de Cayo Julio César de Toledo de 1498, así como de Alcalá de 1529 y de París de 1549. No hay evidencia ni indicio alguno para poder afirmar o suponer que el conquistador español hubiera leído dicha obra. No debe descartarse la posibilidad de que Díaz del Castillo hubiera utilizado hábilmente la ambigüedad de su expresión para dar una imagen de sí mismo de autor culto, tal como lo eran —o parecían serlo— los cronistas de la Conquista que él había leído, emulado y muchas veces criticado.

A propósito de una narración que hace Hernán Cortés, el soldado cronista menciona en su texto a los protagonistas de la obra Guerra de Jugurta de Salustio. Por seguir el relato que hizo su capitán y no los argumentos que propiamente sustenta la obra, no es factible que el soldado la hubiera leído. Bernal Díaz del Castillo no menciona en su Historia verdadera ni a Plutarco, ni sus Vidas paralelas. En ambas obras (particularmente en “Vida de Alejandro” de Vidas paralelas) aparece el nombre del famoso pintor de la antigüedad griega Apeles.

La obra del soldado cronista comparte con la de Plutarco (“Vida de Mario”) otra mención: la región Arpina, lugar de nacimiento de Mario, la cual aparece igualmente en las Guerras de Jugurta, si bien el conquistador español anota con mayor precisión el nombre de la villa: Arpino. Dado el contexto en que se habla de Apeles en la obra de Plutarco, las pocas ocasiones en que aparecen este nombre y la región señalada en la Historia verdadera, así como su limitada información con relación a ambos nombres, es difícil suponer que Díaz del Castillo conociera o hubiera leído la obra de Plutarco.

Díaz del Castillo tampoco alude a las Vidas de los doce Césares de Suetonio. Este autor registra una frase célebre de Julio César que menciona Bernal Díaz del Castillo, así como también los Comentarios del dictador romano. De la obra de Suetonio se conoce una edición en castellano realizada por el doctor Jaime Bartholomé en Tarragona en 1596, esto es, doce años después de la muerte del soldado cronista (1584). Debido a que éste no menciona a título personal la famosa frase de César, sino sólo como el recuerdo de algo que dijo un grupo de soldados durante la Conquista, así como a los escasos datos al respecto en su texto, y a la fecha tardía de la publicación en castellano de la obra de Suetonio, resulta poco factible que Díaz del Castillo la conociera.

También en su Historia verdadera el conquistador español hace una narración en que incluye a la pareja de Penélope y Ulises que alude al fingimiento de este último de estar loco a fin de permanecer con su mujer y no ir a la guerra. Este relato aparece en el tratado De Officiis (De los deberes) de Marco Tulio Cicerón, así como en la Biblioteca de Apolodoro. La obra de Díaz del Castillo carece de elementos que nos lleven a pensar que los personajes mencionados fueran tomados de la lectura de la literatura épica griega, así como tampoco de otros poetas y tratadistas. Los personajes griegos, junto con la ciudad de Troya, debieron ser tema de muchas narraciones orales que formaban parte del imaginario de la época, especialmente entre soldados.

Gracias a la edición de José Antonio Barbón Rodríguez de la Historia verdadera de Bernal Díaz del Castillo (2005), que sigue con gran fidelidad el manuscrito de Guatemala sin efectuar correcciones excesivas del texto, se logra conservar una frase que escribió el soldado cronista y que resulta muy significativa sobre su persona y conocimientos. Éste anota en su texto una frase que oyó decir —o creyó hacerlo— y alterando un sustantivo y un nombre propio escribe “laborintio de Greta”, en lugar de laberinto de Creta. Éste es un caso, aunque breve, muy claro que aporta una evidencia del verdadero estatus cultural del conquistador español, lo cual, por supuesto, no le quita ningún mérito —ni historiográfico ni narrativo— a su obra.

El nombre de Roldán, protagonista de la famosa epopeya El cantar de Roldán, se menciona en dos ocasiones en la relación de Díaz del Castillo. En una, a propósito de una expresión dicha por Hernán Cortés; en otra, cuando el soldado cronista, a título personal, lo trae a colación junto con otro gran héroe: Héctor. No hay ningún sustento para afirmar que el conquistador español hubiera leído tal obra. Por otro lado, el autor de la Historia verdadera hace una única mención del rey don Jaimes de Aragón. El monarca es mencionado a título personal de Bernal Díaz del Castillo a propósito de las recompensas que supuestamente aquel otorgó a sus soldados por sus conquistas ante los moros. Dicho rey es el autor de un texto sobre su vida y reinado, el cual aparentemente dictó. Existe una edición de su obra, realizada en Valencia en 1557, con el título Chronica o commentari del gloriosissim e invictissim Rey en Iacme, pero fue traducida al castellano muy tardíamente. No hay evidencias ni indicios para inferir que el soldado cronista la hubiera leído.

En cinco ocasiones aparece en la obra del conquistador español el nombre de Alejandro, Alexandre o Alexandro. Pero su autor no hace referencia al famoso Libro de Alexandre, ni, como ya se dijo, a la vida de Alejandro de Vidas paralelas de Plutarco. El macedonio es mencionado en varios de los textos que sabemos que conoció Díaz del Castillo. Son los casos de la crónica de Gonzalo de Illescas donde, junto con Julio César, aparece como Alexandro, y el de La guerra de los judíos de Flavio Josefo. Este personaje, así como muchos otros famosos, debió estar presente no sólo en libros, romances y canciones, sino en diversas narraciones orales. En el texto del soldado cronista no existe ningún elemento para pensar que su autor conociera o hubiera leído el famoso poema sobre Alejandro.

Bernal Díaz del Castillo registra algunas palabras de un romance (Cata Francia, Montesinos) que dirigió Alonso Hernández Puerto Carrero a Hernán Cortés. Al respecto, Menéndez Pidal considera que en el siglo XVI muchas personas de diversos estratos conocían de memoria muchos de sus versos y que una amplia colección de romances pasó con los conquistadores a América.

Francisco Rico ha aclarado que las palabras del capitán Pánfilo de Narváez dirigidas al capitán Francisco de Garay corresponden a una “adaptación” del fragmento de un verso del siglo XV: de las “Coplas por la muerte de su padre el maestre Don Rodrigo” de Jorge Manrique. Según los recuerdos del soldado cronista, Narváez le expresaba a De Garay: “‘hágole saber que otro más venturoso hombre en el mundo no [ha] habido que Cortés, y tiene tales capitanes y soldados que se podían nombrar tan en ventura cada uno, en lo que tuvo entre manos, como Octaviano, y en el vencer, como Julio César, y en el trabajar y ser en las batallas, más que Aníbal’”.2 El fragmento del poema que siguió seguramente Narváez como modelo para su memorable discurso es:

En ventura, Octaviano,
Julio César, en vencer y batallar;
en la virtud, Africano;
Aníbal, en el saber y trabajar…3

Se trata de una modificación (paráfrasis) de uno de los versos de tales coplas que seguramente conocía este capitán —por haberlo escuchado antes y acaso leído—, y que utiliza para dirigirse de manera elegante, culta y solemne a su interlocutor, el capitán De Garay.

Ahora bien, muchos pasajes de la Historia verdadera logran reflejar, sin expresarlo explícitamente, contenidos de la Estoria de España (también conocida como Primera crónica general de España), una importante historia medieval, muy conocida en el siglo XVI, que mandó componer Alfonso X en el siglo XIII. Una de las críticas que Bernal Díaz del Castillo hacía a los cronistas Francisco López de Gómara, Gonzalo de Illescas y Pablo (Paulo) Jovio (Giovio o Iovio) se debía a que éstos habían dicho —o dado a entender a sus lectores— que en la conquista de México los soldados españoles habían realizado grandes matanzas de indios. Con ironía, el soldado cronista compara entonces a los conquistadores con las huestes de Atila, por haber cometido supuestamente tantas muertes y crueldades como éstos en los campos catalanes. Por su parte, en el capítulo 385 de la gran compilación medieval aparece el relato de la famosa batalla entre los romanos y los godos con Atila, rey de los hunos, en los campos “catalanos”.

01-bernal-03

Casi al final de la Historia verdadera del manuscrito de Guatemala —no en la edición madrileña del siglo XVII—, Bernal Díaz del Castillo declara que él se halló en más encuentros y batallas que en las que, según apuntan los escritores, enfrentó Julio César. Aquí el soldado español se atribuye cincuenta y tres batallas, en las que sostiene haber participado. En la historia medieval alfonsí, en el capítulo “Dell emperio de Julio Cesar et de que fayçones et de que costumbres era”, se asienta que nunca hubo otro hombre como Julio César, que matara a tantos enemigos y que saliera vencedor en todas sus lides campales, las cuales fueron cincuenta.

La obra de Alfonso X habla también de las conquistas de Jaime I, dedicándole el apartado “El capítulo del rey don Jaymes, et de sus fijos et de sus ricos omnes”. Hugh Thomas ya ha señalado que algunos títulos de capítulos de la obra del soldado cronista se parecen mucho a los de Amadís de Gaula. Esto es innegable, pero también es posible que Díaz del Castillo hubiera emulado igualmente los títulos de los capítulos de la Estoria de España, los que seguramente tomó en cuenta el propio Rodríguez de Montalvo.

Debido a las similitudes arriba señaladas y a que casi la totalidad de los nombres de personajes históricos, épicos y religiosos que menciona Bernal Díaz del Castillo, como lo es Alexandro, aparecen en la historia de Alfonso X, no es posible dejar de pensar que esta compilación medieval, que se enfoca en la historia de España, sirviera de referencia importante y, de alguna manera, de modelo para la escritura de la Historia verdadera. Más aún si se toma en cuenta que muchas de las menciones de estos personajes no tienen una relación directa con lo sucedido en la Conquista, ni vinculación con los comentarios hechos por los soldados, y que varios de los héroes aludidos son comparaciones o evocaciones personales del autor.

En cuanto al momento en que Bernal Díaz del Castillo termina de escribir su Historia verdadera, existe por una parte la interpretación, por mucho tiempo dominante —desde la primera publicación de la Historia verdadera en el siglo XVII (1632) por fray Alonso Remón— de que, con base en la expresión de cierto pasaje que alude al año de 1568 y de otros signos, su autor dejó de escribir en ese año. Por otra parte, sin embargo, hoy es necesario considerar las propias evidencias de los textos del soldado cronista, tanto del manuscrito de Guatemala, como de la edición madrileña, especialmente en su “Prólogo”, las cuales apuntan al hecho de que su autor continuó escribiendo después de 1568 y, particularmente, después de su envío de uno de sus manuscritos a España, en el año de 1575.

Hasta poco antes de su muerte, en 1584, continuó haciéndole agregados y correcciones a su manuscrito de Guatemala. Entre muchas otras diferencias, este texto tenía una nota introductoria muy breve, sencilla y coherente, así como dos capítulos más en comparación con el manuscrito que había enviado antes a Madrid, además del ofrecimiento de un capítulo adicional que ya no logró realizar. El que Bernal Díaz del Castillo hubiera escrito su crónica hasta aquel momento (1584) hace posible y totalmente razonable que el autor hubiera conocido, tal como él lo señala en su texto, la obra de Pablo Jovio (publicada en castellano en 1568) y la segunda parte de la historia de Illescas, que abordaba el tema de la conquista de México (publicada en 1573).

Después de tomar en cuenta todo lo anterior, puede sostenerse lo siguiente: Bernal Díaz del Castillo nunca copia de manera literal amplias expresiones o frases de las crónicas sobre la conquista de México que utiliza para recordar, organizar y escribir su Historia verdadera. Su vínculo con las crónicas se expresa muchas veces de una manera mediada por comparaciones, realizadas a título personal o a través del recuerdo de las palabras expresadas por otros conquistadores.

Además de su inexperiencia, el soldado cronista en su texto no manifiesta tener ningún interés para proporcionar datos precisos sobre los escritos aludidos. No muestra ninguna preocupación por referirse en forma completa y exacta a los títulos de las obras a las que se refiere. En la mayor parte de los libros que no son las recientes crónicas sobre la Conquista no menciona a los autores, a excepción de Julio César. Sólo en una ocasión señala de manera explícita y literal que ha realizado la lectura de una obra (que corresponde a La guerra de los judíos de Flavio Josefo). En dos casos en particular, en Guerra de Jugurta de Salustio y en los Comentarios de Julio César, el autor deja al lector suponer que él conoce a los autores o libros referidos, pero en ninguno de los dos se hace patente ni parece factible que haya realizado esas lecturas.

Existe una razonable certidumbre de que Bernal Díaz del Castillo leyó las obras que cita en su relación cuando, a título personal, establece abiertamente una similitud entre un suceso o algún personaje histórico, religioso o ficticio de algún libro y un acontecimiento observado o vivido por él mismo durante la Conquista. Este es el caso del encuentro de Marina con sus familiares, quienes son comparados con el de José y sus hermanos y que es narrado en el Génesis. Lo mismo sucede en la comparación del número de muertos en México con los de Jerusalén en la obra de Flavio Josefo. Igualmente, con el uso del nombre de Agrajes, personaje de Amadís de Gaula, sobrepuesto a cierto soldado de la Conquista por sus características personales similares. Otro tanto se percibe en la comparación que hace el soldado cronista del panorama mexicano con descripciones de esa novela de caballerías. También se da con los quintos reales que se envían a Castilla y las riquezas que llegaban a Jerusalén, que son mencionadas en el Primer libro de Reyes del Antiguo Testamento.

Aunque los famosos personajes a los que alude Díaz del Castillo como, por ejemplo, Alejandro macedonio, Julio César, Atila, Mario, Sila, Jugurta, etcétera, poseen un significado importante y un profundo simbolismo en la cultura española y europea en general, en el fondo lo que el conquistador español dice de ellos en su escrito no deja de ser trivial. Con tales visos de erudición, la alusión a los libros y la mención de los nombres famosos le aportaban a su crónica de la Conquista elementos de interés adicional, una mayor consistencia como relato, toda una dimensión universal, así como seriedad y gravedad histórica. De manera coherente con sus recursos estilísticos y retóricos, así como con su preocupación por ser aceptado entre eruditos o letrados, el soldado cronista dirige su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España a “personas sabias y leídas”.4

No obstante sus críticas hacia algunos comportamientos de Hernán Cortés, Bernal Díaz del Castillo, debido a sus propios actos de emulación libresca, no pretende o no es capaz de deshacerse de un esquema narrativo basado en la biografía, o más bien, en las hazañas de su capitán como personaje central o protagónico. Con el texto del soldado cronista se constata la noción de José Antonio Maravall en cuanto a que en muchas obras literarias que se inician en el siglo XVI la figura de Hernán Cortés es comparada con una amplia gama de héroes de la antigüedad. Ésta es una característica cultural que se mantiene en las obras historiográficas sobre la conquista de México, cuando menos las escritas por cronistas de ese siglo. Una notable excepción es la obra de Bartolomé de las Casas.

Como ya hace tiempo lo había percibido Ramón Iglesia, Bernal Díaz del Castillo no poseía una cultura libresca. Esto no es impedimento para que el soldado cronista, gracias a su habilidad narrativa y destreza, lograra sacar provecho, para su propio escrito, de la lectura de varias crónicas contemporáneas de la Conquista y de un par de obras ampliamente reconocidas y divulgadas en el siglo XVI, como la Estoria de España y la novela de caballerías Amadís de Gaula. Las características que reúne Bernal Díaz del Castillo como autor lo colocan en un lugar muy particular en el universo cultural del siglo XVI, alejado de cualquiera de los polos de la “erudición” o “alta” cultura y “lo popular”, espacio que bien podríamos llamar “intermedio”, pocas veces retratado y valorado.

 

Guillermo Turner
Investigador de la Dirección de Estudios Históricos del INAH.


1 Miguel León-Portilla, “Hernán Cortés y su primera y olvidada biografía. La obra de Lucio Marineo Sículo, 1530”, en Mar Abierto. Revista de ambos mundos, núm. 1, primavera de 1985, p. 8.

2 Bernal Díaz del Castillo, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (edición, introducción y notas de Joaquín Ramírez Cabañas), México, Porrúa, 1977, tomo II, capítulo CLXII, p. 111.

3 Francisco Rico, “Prólogo” a Bernal Díaz del Castillo, op. cit., Barcelona, Plaza & Janés, 1998, p. 23.

4 Bernal Díaz del Castillo, op. cit., tomo II, capítulo CCX, p. 365.

 

2 comentarios en “Bernal Díaz del Castillo, el lector

  1. Interesante su artículo. Estamos en espera de su libro La biblioteca del soldado Bernal Díaz del Castillo. Mientras tanto quisiera saber su opinión de que el autor de Historia verdadera de la conquista de la Nueva España fue el propio Hernán Cortés, bajo el seudónimo del soldado cronista. Ya que en esos años se prohibió a Cortés la publicación de cualquier documento.