Los derechos humanos son:
• Creación reciente,
• Tradición zigzagueante,
• Deudores de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos,
• Derivación de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano,
• Expansivos (creo y quiero),
• Aspiración incumplida,
• Piso civilizatorio,
• Dique contra los privilegios,
• Universales, sin consenso universal,
• Para todos, en teoría,
• Escudo vs. los abusos,
• Protección frente a la opresión (bonito ripio),
• Barrera contra la discriminación,
• “Sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”,
• ¿Ensueño?,
• Transnacionales,
• Imposición, dirán los relativistas culturales,
• Igualadores ante la ley,
• Presunción de inocencia, hasta que un tribunal diga lo contrario,
• Barricada contra detenciones sin orden judicial, malos tratos, torturas…,
• Protectores de la vida privada,
• Potenciadores de las libertades de expresión, asociación, tránsito…,
• También sociales y económicos: a la seguridad social, al trabajo, a la organización gremial, a la educación,
• Imprescriptibles,
• Deseo racional y ¿utópico?,
• Polea para la movilización,
• Contrapeso del poder, y no sólo político,
• Programa, esperanza, anhelo,
• “Cortafuegos contra la barbarie” (Ignatieff),
• Conjunción de la tradición liberal y socialista,
• Dinamita que haría volar por los cielos innumerables usos y costumbres,
• Inaplicables en demasiadas latitudes,
• Generadores de una nueva cultura,
• Resortes frente a tradiciones asfixiantes,
• Pretensión ecuménica que entra en confrontación con diversas religiones,
• Argumento y dispositivo enfrentados a colectivos voraces,
• Disparadores de agentes morales,
• Expresión de la fuerza de las ideas,
• Acuerdo con consentimiento mundial… frágil,
• Combustible de una red de organizaciones que los promueven y protegen,
• Discurso elemental pero fundamental,
• Siembra que da frutos,
• Puente entre el querer y poder,
• Credo humanitario,
• Gasolina para un activismo con sentido,
• Tensionados por el océano que divide el ser y el deber ser,
• Ilusión de los débiles,
• Herencia de la Ilustración,
• Hegemónicos en el discurso,
• Violados todos los días.

 

José Woldenberg
Escritor y ensayista. Es autor de Nobleza obliga, Política y delito y delirio. La historia de tres secuestros y El desencanto, entre otros libros.

Nota: Auxiliado por Lynn Hunt, La invención de los derechos humanos (traducción de Jordi Beltrán), Tusquets, España, 2009. Y Michael Ignatieff, Los derechos humanos como política e idolatría (introducción Amy Gutmann: traducción de Francisco Beltrán), Paidós, España, 2003.

00-entrega-inmediata