A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

05-lucifer

Al comienzo de la acción (en el Libro de Job) Dios recibe la visita de unos ángeles, junto con Satán, que en este punto de la Biblia no es el agente de todo mal sino una especie de empleado de Dios. (Algunas traducciones lo llaman “el Acusador”; una nota en los Estudios de la Biblia editados por HarperCollins dice que es algo así como un operador de la CIA.)

Fuente: The New Yorker, diciembre 16, 2013.

 

2 comentarios en “Un operador de la CIA

  1. Gracias a Satán, el eterno rebelde, es que el hombre inició a emanciparse del estado de sumisión animal y esclavitud en la que se encontraba por un Jehová muy egoísta, envidioso, soberbio, cruel, despiadado y sanguinario que en su eterno aburrimiento ideó poner en el paraíso a esas dos indefensas criaturas que nombró Adán y Eva. Pero con la condición de que no probaran del fruto prohibido; o sea del árbol de la sabiduría. Pero resulta que llega el inductor a comer del árbol de la ciencia y les dice: «¡ coman, coman !»; no le hagan caso a ese que se dice y se autonombra Dios; está más chiflado que una anciana cabra; peor que Hugo Chávez y Nicolás Maduro juntos. El soberbio y vengativo Jehová dijo: «Ahora van a sufrir las consecuencias por intentar quitarse lo dependiente de mí adquiriendo sabiduría por su cuenta» y sin más ni más los condenó a ellos y a las cientos o miles de generaciones futuras que ninguna culpa tenían. Pero luego contradictoriamente resultó que tenía un hijo al que mandó a sacrificar para redención de los pecados; pecados que Él había provocado. Ahora bien ¿y por qué un dios tiene que tener un hijo? ¿Quién manda sacrificar a su hijo por pecados que el padre provocó? Ser tan crédulo en mitos y fantasías tan inverosímiles no puede acarrear nada bueno ni ningún beneficio; es de lo único que estoy seguro. Como cuento fantástico sí está bueno, pero tomarlo como una doctrina y creérselo todavía ahí sí está muy cuestionable.

  2. lo que pienso es que queremos igualar la inteligencia de dios y he ahí el problema