Presentamos en este número una crónica de la gestación del movimiento #YoSoy132 en las redes sociales. Que sepamos, es la primera crónica del contagio viral de una movilización política hecha desde las nuevas herramientas cibernéticas. A partir de un informe que la empresa Sinnia realizó para nexos, la crónica avanza desde la emisión del primer tuit que proponía un movimiento en ese rumbo, hasta la eclosión de la causa en los medios tradicionales y luego en las calles y en la plaza pública. “Un tuit replicado por personas clave llega a los medios virtuales, luego a los medios tradicionales, y pasa de ahí a la televisión”. ¿Cómo sucedió esto? Esta es la historia rastreada tuit a tuit y día a día por Héctor de Mauleón.

132


Junto con esta crónica que mira al futuro, para ser leída con ella, ofrecemos una reflexión moderna, diríamos clásica, de Manuel Castells sobre comunicación y poder. Es la versión escrita de una conferencia magistral dictada en la Cátedra Globalización y Democracia (23 de junio de 2010), que anima en la Universidad Diego Portales el catedrático Ernesto Ottone, personaje singular de la academia, la política y la vida pública chilena. La trama fundamental de toda sociedad, sostiene Castells, su código básico, infaltable, es el de sus relaciones de poder. Y las relaciones de poder de la sociedad contemporánea están ancladas en una revolución de la comunicación de base digital. Todo poder es mediático, en el sentido de que ha de pasar por los medios para hacerse realidad en las mentes y las emociones de los ciudadanos. Y éste en el siglo XXI pasa a tal punto por el vértigo globalizador de internet y las redes sociales, que vivimos de hecho en el nacimiento de una “sociedad red”.

La crónica del contagio de la causa #YoSoy132 prueba admirablemente la reflexión que Castells describe, con notable economía de medios, el trasfondo del cambio civilizatorio donde se propagan y se propagarán por el mundo, desde luego por México, movimientos como el #YoSoy132.

De la red a las calles
Héctor de Mauleón

El poder en la era de las redes sociales
Manuel Castells