La última misa

Faltaban dieciséis años para que yo naciera. En un pueblito campesino de Alsacia, mi tío abuelo, Franz Meyer, de la orden terciaria franciscana, dirigía sus oraciones para México. El cura había leído en misa: “El Soberano Pontífice invita a todos los fieles a unir sus oraciones a las suyas. Su Santidad desea que esas oraciones sean ofrecidas el primero de agosto, en la fiesta de San Pedro Ad Vincula”. Eso me lo contaron sus hermanas, cuando en agosto de 1965, en vísperas de mi salida hacia este país, me fui a despedir de ellas y exclamaron en alsaciano: “¡Mexico! ¡President Kalles! ¡Padre Pro!”.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2012 Enero