Noches púrpuras

Gabardina o abrigo de lana, sombrero enfundado hasta las orejas, guantes de piel, espejuelos, mostacho postizo y fistol con un enorme brillante de vidrio para adornar el infaltable gazné eran los elementos que componían el atuendo de Carlos Balmori, un supuesto millonario que a finales de la década del veinte del siglo pasado alardeaba de poseer una enorme fortuna y muchas ganas de favorecer, con cheques cuantiosos, a toda persona que le causara buena impresión. Un vozarrón y precisos acentos cosméticos en el rostro completaban el aspecto masculino del magnate ficticio. Halagados por la atención que recibían de parte suya, sus pretendidos beneficiarios se sometían a exigencias absurdas y soportaban injurias y malos modales.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2012 Enero