A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

• Para acabar una novela, me será preciso siempre que me proponga escribir dos.

• Balzac es quizá el único que haya tenido derecho a escribir mal.

• Me doy cuenta perfectamente de que voy a ser atormentado por la frase. Llegará el día en que no podré escribir ni una sola palabra.

• Veo, no el hermoso libro, sino la página mala que podría estropear ese hermoso libro, y me impide escribir.

• Tú y yo, cerdo, no seremos estimados sino después de nuestra muerte.

• El elogio es agradable como una brisa del norte, pero no empuja las velas.

• Hay momentos en que todo sale bien. Pero no hay que asustarse: eso pasa.

• Es preciso saber descuidar el estilo para parecer más ligero.

• Estamos del todo en nuestro primer libro. Luego no hacemos más que arrancar los defectos y cultivar nuestras cualidades, cuando lo hacemos.

• Lo que me asombra sobre todo es este corazón que anda sin parar.

Fuente: Jules Renard, Diario, Espasa Calpe, Buenos Aires, 1952.