FRÍVOLOS Y CURSIS

POR LUIS SALAZAR

México enfrenta serias dificultades el crecimiento económico está amenazado por la recesión en Estados Unidos, la inseguridad pública avanza a gran velocidad, el sistema educativo se desmorona. Mientras tanto, dice Luis Salazar: nuestros políticos pugnan por concebir la mejor ocurrencia, la mejor frase de novela rosa, y por mostrar sus buenas intenciones.

Con  la alternancia producida por los sufragios del 2 de julio del año 2000, México ha dejado atrás el singular sistema de partido prácticamente único y ha entrado en el nuevo siglo estrenando un orden político democrático cuya difícil construcción se prolongó durante cerca de tres décadas. Contra lo que muchos preconizaron, este nuevo orden no surgió de un desplome institucional ni de una ruptura revolucionaria, sino de una larga serie de reformas negociadas que hizo posible la superación gradual pero irreversible de los privilegios y ventajas que, en la práctica, impedían que las elecciones fueran otra cosa que la convalidación de las decisiones y designaciones tomadas por el presidente en turno y que por ende, cancelaban el derecho fundamental de los ciudadanos: el de elegir libremente a sus gobernantes. Después de la derrota del PRI, después de la alternancia al nivel del poder ejecutivo federal, ya no hay buenos argumentos para negar que en el país existe democracia, aun si se trata de una democracia que pone de manifiesto enormes rezagos institucionales, legales y sociales, es decir, de una democracia débil fuertemente lastrada por las herencias de un largo ciclo autoritario que no pudo ni supo afrontar exitosamente los retos de la desigualdad y del subdesarrollo.

La peculiar manera en que se desarrolló la transición política mexicana. el hecho de que nunca se haya logrado construir un horizonte común para todos sus actores, lo mismo que la ausencia de un contexto de exigencia intelectual que la acompañara y le diera claridad, son factores que tampoco ayudan a generar certidumbre sobre el futuro inmediato de este orden democrático. Son más bien obvias las dificultades de los partidos políticos para sintonizarse con los cambios e incluso para mantener un mínimo de cohesión y disciplina. Carente de lo que le daba identidad y proyecto, es decir, del poder presidencial, el PRI parece empeñado en autodestruirse como fuerza política buscando su futuro en la reivindicación de sus peores y más obsoletas tradiciones “revolucionarias”, defendiendo causas y personajes que sólo pueden agravar su desprestigio. También el PRD ya sin la bandera antipriista, vive una intensa lucha interna oscilando entre la política de desplantes ridículos de Manuel López Obrador y los coqueteos con la guerrilla neozapatista. Mientras el PAN abrumado por una victoria que no acaba de reconocer (y con razón I propia, tampoco termina de precisar sus relaciones con un gobierno que sólo parece orientarse por encuestas de popularidad y que hasta ahora sigue eludiendo tomar decisiones difíciles.

Así. mientras los retos ligados a un crecimiento económico amenazado por la recesión norteamericana, a una inseguridad pública creciente, a una penuria fiscal incontenible, a un sistema de educación descompuesto y a una debilidad institucional abrumadora, continúan agudizándose, nuestros políticos sólo parecen preocupados por evitar cualquier debate y cualquier toma de posición serios, prefiriendo atenerse a declaraciones tan cursis como frívolas sobre el horario de verano y sus nefastas consecuencias, o sobre la marcha neozapatista y sus supuestos objetivos pacifistas, o sobre la nueva cultura laboral en la que empresarios y trabajadores superarán sus conflictos bajo el manto de la virgen de Guadalupe. Todo ocurre como si se tratara no de intereses y visiones políticas en conflicto, sino de un concurso de buenas intenciones, de frases sentimentales, de ocurrencias dirigidas a quedar bien con un público al que obviamente se considera carente de todo juicio y de toda racionalidad. n

Luis Salazar. Filósofo. Profesor-investigador de la UAM. Entre sus libros. Sobre las ruinas.