¡VIVA LAS VEGAS! La revista The New Yorker de junio de 1997 recomienda el espectáculo de El Vez, “El Elvis Presley Mexicano”, que se presenta en el Conney Island High de Nueva York. El Vez no es cualquier imitador de Elvis -de los que abundan en ese país- pues no sólo alega ser hijo ilegítimo del mismísimo King Creole, sino que canta las canciones de Elvis en español y viste un traje de lentejuelas muy al estilo del Rey, pero con motivos charros, del cual se despoja lentamente, arrojando cada una de sus prendas al pasmado público. ¡Don’t be cruel!

DE PAPITAS Y CANDIDATOS. Se ha dicho que durante las campañas electorales del 97 los partidos políticos convirtieron la justa democrática en una lid en la que, más que propuestas concretas de gobierno, se midieron imágenes, eslóganes, jingles y ocurrencias. ¿Deben necesariamente ser así todas las campañas políticas modernas? Francisco Izquierdo, publicista político y autor de La publicidad política (Oikos-Tau, Barcelona, España, 1975) opina de los candidatos: “un político no es un hombre. Es sólo una simple imagen”. ? “La presencia física del candidato es el ‘envase’ del producto político”. ? “Sólo un político ingenuo o inepto se deja fotografiar por cualquier fotógrafo, en cualquier momento y en cualquier posición”.

Del programa político del partido: “los pueblos atrasados no se enamoran del programa político de un partido, porque no le entienden… lo que hay que hacer es adaptar el programa del candidato a las preocupaciones concretas de los electores”. ? “Un candidato puede declararse partidario de las cosas sin importancia. Pero jamás debe tomar partido por cosas importantes”. Finalmente, Izquierdo advierte el Principio de Peter, ley de la política sumamente inquietante: “Todo hombre asciende hasta el nivel máximo de su incompetencia”.

ATENTAMENTE, GOYO CÁRDENAS. En la revista Wired de 1997, Dave Cravotta reseña el trabajo desarrollado por la compañía Killer Fonts, que digitaliza la escritura de varios famosos estranguladores, magnicidas y gatilleros (el asesino del zodiaco, Butch Cassidy, L. Borden, Gengis Khan, Jack el Destripador o Harvey L. Oswald). Es posible escribir una carta de renuncia o de desamor con la letra (virtual, claro) de cualquiera de estos desalmados asesinos. El presidente de Killer Fonts, Stuart Shaphiro, dice que la letra más solicitada es la de O. J. Simpson, pero agrega que no la trabajan. Se puede tener acceso a las Killer Fonts en www.killerfonts.com/.