Otros ámbitos

Como parte de una gira iberoamericana, a partir del 9 de julio, en las salas Justino Fernández y Paul Westheim del Palacio de Bellas Artes, se expondrá la obra del pintor español Cristóbal Toral.

En un texto preparado para la exposición itinerante de Cristóbal Toral por Iberoamérica, Mario Vargas Llosa hace un inventario de los elementos recurrentes en la obra del pintor los levitantes objetos chagallianos, las frutas ingrávidas flotando en la oscuridad del espacio infinito, la pulverización casi abstracta de los elementos, los bodegones de viciosa perfección realista, los melancólicos desnudos de carne rosada y los cuadros desgarrados o ejercicios de trompe l’ oleil, hasta la más profunda y permanente de toda la escenografía relativa al viaje, las maletas, los andenes, los cuartos desolados, los muebles ocultos, los personajes que llegan o que parten y los que yacen yertos y mutilados o enfardelados, al final de su camino. Todos estos elementos y sus combinaciones participan de composiciones que sólo por la oposición con la corriente dominante en los tiempos en que comenzó; a pintar, se puede llamar realista.

En un texto preparado para la exposicin itinerante de Cristbal Toral por Iberoamrica, Mario Vargas Llosa hace un inventario de los elementos recurrentes de la obra del pintor: “los levitantes ojos chagallianos, las frutas ingrávidas flotando en la oscuridad del espacio infinito, la pulverización casi abstracta de los elementos, los bodegones de viciosa perfección ralista, los melancólicos desnudos de carne rosada y los cuadros desgarrados o ejercicios de de trompe l’oeil, hasta la más profunda y permanente de toda la escenografía relativa al viaje, las maletas, los andenes, los cuartos desolados, los muebles ocultos, los personajes que llegan o que parten y los que yacen yertos y mutilados o enfardelados, al final de su camino”. Todos estos elementos y sus combinaciones participan de combinaciones que sólo por la oposición con la corriente dominante en los tiempos en que comenzó a pintar, se puede llamar realista. 

Los objetos, efectivamente, responden a su forma, a sus dimensiones y colores, su “realismo” se enfatiza mediante una tridimensionalidad que colabora en esta comunión entre el mundo real y su representación en momentos oníricos. 

Los elementos que rodean el viaje nos preparan para el tránsito a esta realidad alternativa donde el homenaje a clásicos españoles, el oficio y la imaginación dominan y nos sorprenden.