La tecnología digital trastorna las formas más tradicionales de relacionarse con los libros: la consulta al diccionario. La editorial Gredos ofrece ahora una versión en CD-ROM del reconocido diccionario de María Moliner.

Una vez olvidados los prejuicios, la computadora fue aceptada por completo por quienes trabajan cotidianamente con las palabras; los diccionarios comenzaron a ser frecuentes; primero, como una herramienta más entre las que ofrecían los procesadores de palabras y, luego, como un accesorio que facilitaba e incrementaba las posibilidades del usuario. Si los diccionarios integrados al procesador de palabras comenzaron por incluir una serie de palabras básicas que servían para compararlas con la ortografía del interesado, luego fueron posibles como diccionarios de sinónimos. Ahora, el CD-ROM y su capacidad de almacenamiento permiten diccionarios más parecidos a los tradicionales, que no sólo sirven para comparar nuestra ortografía o para buscar sinónimos sino para precisar significados y hasta el uso correcto de las palabras. Este es el caso del Diccionario del uso del español de María Moliner en su edición en CD-ROM, que, además, promete uno de los grandes sueños del usuario del diccionario: yo sé qué quiero decir pero no sé con qué palabra. Este ciberdiccionario acepta series de palabras que son buscadas en las definiciones para intentar ubicar la palabra. Casi nunca se logra, pero se acerca, nos divierte y nos sirve para todo lo que la versión impresa -uno de los mejores diccionarios castellanos-, con la ventaja de consultarlo con una velocidad muchas veces mayor y un espacio en el librero -manual y estuche incluidos- unas quince veces menor. En México, sólo lo hemos encontrado en la librería Gandhi, con un precio que dobla la versión impresa y cuadruplica los programas de multimedia más populares. Vale la pena si se utiliza frecuente y correctamente.