Fito Páez

Euforia

BMG / Ariola

Una reelaboración, sin electricidad entre músico e instrumento (lo que ahora llamamos pomposamente unplugged), de los viejos temas que han convertido en indispensable a uno de los más grandes rockeros argentinos. Algo tienen las letras de Fito Páez que enganchan con su particular toque de ternura al escucha. Además, es innegable que, a no ser por el acento, su estilo interpretativo en poco o en nada se parece al de algunos famosos colegas coterráneos suyos. Euforia es un disco intenso, que entusiasmó profundamente a Páez por el hecho de contar, por primera vez en su carrera, con toda una orquesta para instrumentar sus viejas clásicas y sus nuevas aspirantes ante un público fiel e incondicional a su propuesta de cada vez más alcance masivo que cruza de clase a clase social. Referencias políticas -de antes y después de la dictadura-, imágenes poéticas de toque singular -de antes de que esa misma dictadura desapareciese a su madre y su abuela- y piezas destacables, y además relacionadas, como 11 y 6 y El chico de la tapa, son las características de esta grabación de quien, conforme pasa el tiempo, se aproxima velozmente al indestructible terreno de lo mítico. 

Estará de gira por aquí en abril, con una producción costosa que, como él mismo dice: “por supuesto que no dá a ganar dinero pero… ya en otras se ha ganado, y qué bueno que el dinero sirva para mantener un sueño independiente”.