El Breton de Bioy

Octavio Paz me llevó al Café de la Place Blanche, a conocer a André Breton, con la esperanza de convertirme en un admirador del maestro. Breton, con una muchacha indochina a su lado, estaba rodeado de numerosos discípulos, ataviados de poetas, o siquiera en uniforme de bohemios. Era un hombre fornido, más bien bajo, autoritario, como un oficial o un suboficial de algún ejército. Me dijo que había descubierto una escritura por jeroglíficos que le permitiría cubrir las calles de París de mensajes subversivos fácilmente comprensibles para todo el mundo, pero que por ser jeroglíficos, no previstos por la policía, no podrían ser prohibidos. Le pedí que escribiera algunos y pretextó no recordarlos debidamente y le dijo a la muchacha indochina: "Tráeme los papeles de los jeroglíficos. Están en casa, sobre el piano, debajo de la calavera". La muchacha fue, no los encontró y volvió. La muchacha debía de ser lo mejor que tenía Breton.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 1996 Marzo