El corazón y el espíritu de una banda mítica vuelven a cristalizar en un disco memorable.

Concebido a la vez como autohomenaje y como viaje nostálgico, como invitación a la reinvención individual y colectiva de un sonido seminal del rock, Stripped muestra a unos Stones curtidos, entusiasmados por el blues, el rhythm’n blues y el rock & roll, tocando “Street Fighting Man”, “Like a Rolling Stone”, “Wild Horses”, “Angie”, “The Spider and The Fly” y once rolas más como si fuera la primera vez.

Grabado en pequeños bares, teatros y estudios de Amsterdam, Lisboa, Tokyo y París, cara a cara músicos y público, desconectados de amplificadores y sin juegos pirotécnicos, Stripped es un disco artesanal concebido en el marco de una eficaz estrategia de marketing que hace de uno de los mitos fundacionales del rock una mercancía disponible en video, láser disc y cd‑room interactivo. Situados más allá del bien y del mal, a los Stones se les puede atacar de todo, menos de deshonestidad. Han hecho de su pasión negocio, y de su placer cálculo de ganancias, sin sentimientos de culpa o la sensación de que traicionaron algo o a alguien. Bien lo dijo hace poco el crápula‑baquetón de Richards en un español irreconocible: “si no peso no playo”. ¿Quién osa rebatir la neta al mismísimo Satán de guitarra‑trinchete en mano?

The Rolling Stones Shipped Virgin Records