Diablos verdecidos

La soberbia, dicen los expertos, fue el pecado de Luzbel, ese personaje al que los comunes y corrientes llamamos diablo. Por eso no conviene tratar con ella. Puede uno enloquecer o pecar del diario como el presidente López Obrador, cuando se mira en el espejo de quienes le sonríen durante sus pláticas de la mañana. “¿Quién es el más simpático, el único honrado, el máximo beisbolista de la república?”. “Usted, señor”, dice el espejo. Y a callarse cualquiera que pueda verlo de otra manera. O a entrar a la pandilla de los antipatriotas.

No sé qué tanto de eso sepa el presidente, pero yo supe, por la mejor maestra de gramática que podía encontrarse en el mundo, que más vale temer a los espejos, porque si uno se mira de más, aparece el diablo.

Ilustración: Gonzalo Tassier

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].

Escribe tu correo para recibir el boletín con nuestras publicaciones destacadas.


Publicado en: 2022 Junio, Puerto libre