Las miserias del populismo

Los resultados de la última elección presidencial en Francia no fueron una sorpresa. En la segunda vuelta, el presidente en funciones, Emmanuel Macron, fue relegido con el apoyo de una mayoría que le permitirá gobernar sin obstáculos de consideración. Todavía tiene que superar las elecciones legislativas del próximo mes de junio, y es posible que se disperse el voto y que no obtenga el mismo porcentaje de sufragios que recibió el 24 de abril, pero los regímenes presidenciales, o semipresidenciales, como el francés, tienden a la centralización del poder en el Ejecutivo.

La victoria de Macron se explica por diferentes factores, pero la alternativa que representaba su contrincante, Marine Le Pen, la candidata de la extrema derecha, parece haber sido decisiva.

Este artículo está disponible sólo para suscriptores

Si ya tienes una suscripción puedes iniciar sesión.
Después de iniciar sesión puedes refrescar la página presionado el siguiente botón.

Suscríbete

 

Suscripción plus
(impresa y digital)

1 año por $ 799 MXN

Entrega de la edición impresa*
Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

*Para envíos internacionales aplica un cargo extra, la tarifa se actualizará al seleccionar la dirección de envío

 

Suscripción digital

1 año por $ 399 MXN

Lectura de la versión impresa en línea
Acceso ilimitado al archivo
Contenidos especiales

Suscríbete

¿Eres suscriptor de la revista y aún no tienes tu nuevo registro?

Para obtenerlo, sólo tienes que validar tus datos o escribe a [email protected].