A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Las notas que siguen fueron hechas a mano por Charles Darwin, al vuelo y a lápiz, sobre dos hojas sueltas. La primera de ellas viene en una carta que le dirigieron al propio Darwin mientras vivía en la calle Great Marlborough 36. Por tanto, la redacción de las notas debió ser hecha entre los años 1837 y 1838. Darwin se casó con Emma Wedgwood el 29 de enero de 1839. No se sabe cómo es que estos razonamientos de la juventud de Darwin escaparon a la destrucción. ¿Acaso cayeron en manos de la misma Emma? La primera nota dice:

Consideraciones

Si no me caso viajaré ¿Europa? ¿América?

Si viajo será por razones exclusivamente geológicas: Estados Unidos-México Todo depende de la salud y el vigor y de en qué medida me vuelvo más zoológico.

Y si no viajo.— Trabajo en la transmisión de las Especies— Microscopio, formas más simples de vida— ¿Geología? ¿Formaciones más primitivas? Algunos experimentos— observaciones fisiológicas de animales inferiores

(B) Vivir en Londres (¿dónde más?) en una casa pequeña cerca de Regent’s Park—tener caballos—hacer viajes en el verano para coleccionar especímenes y clasificarlos como zoólogo: especular como geógrafo. trabajos generales de geología y especificación de rango.—Sistematizar.— Estudiar afinidades.

Consideraciones

Si me caso—significaría estar limitado, Sentir el deber de trabajar para hacer dinero. La vida en Londres: sólo contacto con la sociedad; nada de campo, nada de viajes, poca zoología. nada de recolectar. nada de libros. Profesorado en Cambridge, sea de geólogo o zoólogo.— cumplir con todos los requisitos— No podría hacer buenas sistematizaciones zoológicas.— Pero mucho mejor que hibernar en el campo. Mucho mejor incluso que vivir en una casa de campo cerca de Londres.— No podría tomar indolentemente una casa de campo para no hacer nada ahí— ¿Podría vivir en Londres como un prisionero? Si fuera moderadamente rico viviría en Londres, en una casa grande y hermosa y donde podría hacer lo que dije en el punto (B), ¿pero podría hacer lo mismo pobre y con hijos? No— Entonces lo mejor sería vivir en el campo cerca de Londres, pero habría grandes obstáculos para la ciencia, además de la pobreza. Entonces lo más conveniente es el profesorado en Cambridge,—y hacerlo lo mejor que se pueda, cumplir ahí con el deber y luego trabajar en mis cosas en los ratos libres— Mi destino será el profesorado en Cambridge o la pobreza; los suburbios de Londres, alguna placita cerca etc.— Y trabajar lo mejor que pueda

Me da más placer la observación directa y no podría hacer las cosas como Lyell, corrigiendo y añadiendo nueva información a material ya estudiado, y no sé qué línea de investigación puede seguir un hombre atado a Londres.—

En cambio, en el campo, observaciones y experimentos sobre animales inferiores, —mucho más espacio—

Ilustración: Alberto Caudillo

La segunda nota se titula: He ahí el dilema.

Casarse

Hijos—(si Dios quiere) —Compañía constante, una amiga en la vejez que se interesará en uno—, persona para ser amada y para divertirse con ella.— —mucho mejor que un perro de cualquier modo.— Un hogar y alguien que cuide de la casa— Encantos musicales y parloteo femenino.— Estas cosas son buenas para la salud.— pero una pérdida terrible de tiempo.—

Dios mío, es intolerable pensar que uno tenga que pasarse trabajando toda la vida, como una abeja obrera, trabajando y nada más.— No, eso no funciona.— Imaginarse viviendo solitariamente todo el día en una casa del Londres sucio y lleno de humo.— Nada más imagínate a una esposa dulce y agradable sentada en un sofá junto a un buen fuego, y tú con libros y tal vez oyendo música— Compara esta visión con la realidad opaca de la calle de Great Marlboro.

Cásate—Cásate—Cásate Q. E. D.

No casarse

Nada de hijos, nada de segunda vida, nadie que cuide de uno en la vejez.— Qué caso tiene trabajar sin la compañía de los amigos cercanos y queridos— lo siguen siendo en la vejez, a menos que uno sea pariente de ellos. Libertad de ir a donde uno quiera— posibilidad de elegir la sociedad y de hacer poquísima vida social.—Conversación con hombres inteligentes en los clubes— No tener la obligación de visitar a los parientes ni de celebrar a fuerza los chistes que hagan.— Tener el gasto y la preocupación de los hijos— tal vez pleitos—Pérdida de tiempo. — no poder leer en las tardes— obesidad y pereza —ansiedad y responsabilidad— contar con menos dinero para comprar libros etc.— Si vienen muchos hijos, obligación de ganar el pan.— (Pero es muy malo para la salud de uno trabajar demasiado)

A lo mejor a mi esposa no le gustará Londres, y entonces el veredicto es: destierro y degradación con un tonto indolente y perezoso—

En el reverso de la página viene el siguiente resumen:

Una vez que ha sido probada la necesidad de casarse

¿Cuándo hacerlo? Tarde o Temprano.

El gobernador dice que pronto porque de otro modo estaría mal tener hijos siendo más grande— de joven el carácter es más flexible—los sentimientos de uno son más vivos, y si uno no se casa pronto uno se pierde muchísimo de pura felicidad—.

Pero qué tal si me caso mañana: habría una infinidad de problemas y gastos para conseguir y amueblar una casa, —pleitos porque no se hace vida social—llamadas por la mañana—torpezas—pérdida de tiempo todo el día (cuando no estaba junto a uno, la esposa era un ángel y hacía que uno se mantuviera laborioso). Entonces cómo podría manejar todos mis asuntos si me viera obligado a caminar junto a mi esposa todos los días.— ¡Eheu! Nunca conocería Francia—nunca iría a América ni me subiría a un globo, ni haría un viaje solitario a Gales—pobre esclavo.—vas a estar peor que un negro— Y luego la horrible pobreza (cuando no estaba junto a uno la esposa era mejor que un ángel y además tenía dinero)— Pero no te preocupes, muchacho— Arriba el ánimo— Uno no puede hacer una vida solitaria, con una vejez vacilante, muerto de frío y sin amigos y sin hijos, sin más cara para ver que la de uno mismo todo el tiempo, y ya empezando a arrugarse.— No te preocupes, confía en la oportunidad—sólo sigue atento— Hay muchísimos esclavos felices—

Nota editorial: Se respeta la redacción y la puntuación del original.