A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

DEL ROSA AL AMARILLO

Japón preocupa a todo el mundo. No hay publicación europea que soslaye los problemas que la corrupción genera en los ámbitos político-financieros nipones, ni menos que deje de poner el dedo en el renglón de la «invasión» económico-industrial que se ve venir del país del Sol Naciente. Para muestra del cambio de color que se advierte en el kimono -hasta hace poco se vela rosa; ahora se sabe amarillo- esta la fotografía, con amplio pie, que publica el semanario italiano Epoca: un estadio lleno de cultivadores japoneses de arroz -todos con visera gualda-, congregados para protestar contra la liberalización comercial de su producto.

Eran 50 mil, y no mostraban cariño alguno por George Bush. Su rabia comenzó en febrero, cuando en la feria de productos alimenticios de Tokio -conocida como Foodex -un grupo agroindustrial californiano tuvo la osadía de exponer un pequeño paquete de un kilo de arroz. Y es que los japoneses pagan por su alimento ancestral diez veces mas que cualquier otro consumidor del mundo -dos dolares por kilo, contra el promedio mundial de 29 centavos de dolar-, pero no quieren importarlo. Epoca se pregunta si en la raíz de esta opción esta una especie de nacionalismo exacerbado, y responde que no hay tal, que las cosas son menos épicas: sencillamente, el partido en e poder (el íliberal democrático!) garantiza a los siete millones de cultivadores, que constituyen el «lobby del arroz», subsidios fantásticos; cambio de sus votos. Y habría que añadir que este grupo arrocero es también dueño de banco japonés mas importante, el Norinchukin. Lo que también cuenta y suena.

BALCANES EN EL FUTURO

Yugoslavia, alguna vez considerada la federación ejemplar y única, la pionera del socialismo de rostro humano viable, pasa tal vez por las mas graves jornadas de su historia moderna. Enzo Bettiza, en Panorama, describe as el cambio histórico: «permaneció mas unida que nunca frente a la agresión ideológica de un comunismo externo, ahora se despedaza bajo lo golpes militares de lo que queda del comunismo interno» El otro tiempo unidos frente a enemigo común -Stalin-, serbios, croatas, eslovenos macedonios, montenegrinos no encuentran hoy aglutinante.

Lo peor -comenta Pierre Blanchet en Le Nouvel observateur- es que «los intelectuales han dejado de dialogar. Cada periodista y cada escrita ya escogieron bando». Blanchet transcribe unas declaraciones de Aliya Hadzic, un intelectual de origen musulmán que vive en Zagreb: «Sera la guerra de todos contra todos. Solo Europa puede salvar la situación».

Por su parte, Kosta Christitch, en Le Point, trata de ir a las causas del conflicto: las líneas fronterizas trazadas por el poder comunista se hicieron sin consulta popular y hasta hoy no se sabe ni siquiera con que criterios. Cita un ejemplo: el confín entre Croacia y Bosnia-Herzegovina es el mismo que fijaron Austria y Turquía en 1699 por el tratado de Carlowitz; «coma si la línea de demarcación dibujada de acuerdo con la correlación de fuerzas entre los dos imperios ya desaparecidos, fuese mejor y mas legitima referencia que el mapa étnico actual del país».

Pero la apuesta por una solución promovida desde la Europa occidental no parece tena muchos postores. Dominique Wolton, en Le Nouvel Observateur, afirma que ese occidente «esta demasiado seguro de si mismo» y decepcionado de su propia ilusión, es decir, del retardo de la Europa del Este que durante tantos años no pudo, no supo o no quiso ver, y le cuesta imaginar como hacer de este retraso y de su propio adelanto relativo una unidad.

«Bastaría una chispa -escribe Sandro ottolenghi en Panorama- para que también se despedazaran la antigua URSS, Rumania e incluso Checoslovaquia». La revista italiana ilustra el artículo de ottolenghi con dos mapas. Uno de los paciese todavía existentes y otro de los que resultarían si cada lucha nacionalista en curso se tradujera en nuevas fronteras: de 8 países se pasaría a 21, pues hasta Chipre quedaría cercenado entre turcos y griegos. El problema, asegura el autor, es que la historia enseña que todos los dramas de los europeos nacieron en esta «Europa de en medio», la Mitteleurope. De allí la pregunta de si habrá pronto «Balcanes hasta los Urales», en lugar de la «Casa Grande» de la que han hablado Mijail Gorbachov y Juan Pablo II. El segundo mapa, para colmo, no incluye a España ni a Francia con sus vascos y similares.

En tanto, las publicaciones europeas reportan un signo ominoso: el piloto del Mig yugoslavo que dejo caer hace unas semanas el primer cohete sobre Lubliana quizá no supo que perpetraba un acto de «brutalidad» pues desde 1945 ninguna ciudad del viejo continente había sufrido un bombardeo aéreo. 

ACTORES DE UN DRAMA

De Le Point, L’Express, Epoca, Panorama y Le Nouvel observateur, extraemos algunos datos de los actores del drama yugoslavo: 1) Milan Kucan, presidente de Eslovenia, 50 años, profesional de la política desde los 17, cuando entro a la Liga de Comunistas eslovenos; 2) Franjo Tudjman, presidente de Croacia, 68 años, fundador del Partido Independentista, lo que en 1967 le costo cinco años de prisión y cinco mas de impedimento para ejercer funciones publicas; 3) Slobodan Milosevic, presidente de Serbia, 50 años de edad, apodado «Slobito» (para que rime con «Benito», en referencia a Mussolini) por eslovenos, croatas, albaneses y montenegrinos, que rechazan su intransigente nacionalismo, a la par que le imputan imaginar a Yugoslavia como una «gran Serbia» con capital en Belgrado; 4) Blagoje Adzic, jefe del Estado Mayor yugoslavo, serbio de 59 años, militar desde 1948 y, desde la muerte de Tito, aspirante al puesto de guardián de la unidad; fue quien tomo la decisión de aplastar militarmente a los insurgentes de Lubiana y Zagreb; 5) Stjepan Mesic, presidente de la Federación Yugoslava, 57 años de edad, esloveno casado con una serbia, comunista desde los 15, procesado por haber participada en 1971 en la llamada «Primavera de Zagreb», núcleo originario de democracia y pluralismo en Croacia; 6) Ante Markovic, primer ministro federal, 67 años, exdirector de la empresa Rade Koncar, croata, exprimer ministro del gobierno de Croacia (1982 1986)

LARGA MARCHA

Enzo Bettiza, en Panorama, cuenta una anécdota para mostrar el camino recorrido por Yugoslavia. En 1946, Frane Barbieri, periodista yugoslavo que en 1972 tuvo que irse al exilio, preparaba la salida al publico de un diario en Zagreb. Acudió entonces a Milovan Djilas -a la sazón comunista ortodoxo -a mostrarle las primeras pruebas de la publicación. Djilas le dijo: «Nunca podra salir así este diario». Barbieri le pregunto por que. Djilas respondió: «Tu proyecto prevee un diario de ocho columnas, Pravda solo tiene siete». De tal estalinismo se paso a la ruptura con Stalin. Y de allá para acá, la marcha ha sida larga.

ROMPECABEZAS MÚLTIPLE

El reciente congreso internacional sobre el SIDA efectuado en Florencia, Italia, no deja de hacer sonar sus ecos. Mas allá de los pleitos un tanto mezquinos en torno a la paternidad del descubrimiento. miento del virus, se multiplican informes, cifras y encuestas. Panorama da los números siguientes: Oceanía 30 mil infectados; Europa Occidental, 500 mil; Asia y Sudeste asiático, 500 mil; América Latina, un millón; Europa del Este y URSS, 20,000; América del Norte (EU y Canadá), un millón; Africa del Norte y Medio oriente, 30 mil; Africa sudsahariana (excluida Sudáfrica) seis millones.

Hay más de sesenta laboratorios en busca del sistema eficaz de protección contra el virus. Todavía las esperanzas son pocas, afirma Gianna Milano, y añade que, a pesar de que la información al respecto es cada día mas abundante, no deja de aumentar el número de partners por persona; se utiliza muy poco mas que antes el preservativo y no crece la prudencia. Una encuesta de Epoca, realizada en Italia, muestra que, en la hipótesis de contagio, el 71% de los consultados «diría de su enfermedad solo a sus mas íntimos» y el 24.3% opina que, desde que se descubrió el virus, «el amor es menos bello». El 32% asegura que, a partir de entonces, ya -no es posible el «amor a primera vista».

Por su parte, Michel de Pracontal, en Le Nouvel observateur, señala que los recientes ensayos de vacunación dan cierto animo, pero queda por verificar si los efectos positivos de las nuevas vacunas sobre el sistema inmunológico son suficientes para lograr la destrucción del virus. Las dificultades son grandes, pues se trata de fabricar -dice-una «llave maestra a capaz de abrir siempre una caja fuerte cuya combinación se modifica incesantemente».

Pero hay algo mas. Según el periodista francés: «En los países pobres, la rubeola produce dos millones de muertes por año, a pesar de que la vacuna existe. Y es que las redes sanitarias en operación no permiten el acceso a la cura a quienes mas lo necesitan. Es en estos países pobres donde el SIDA produce mayor numero de víctimas. Lo que equivale a decir que el rompecabezas científico es solo una parte del problema».