A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Félix Salgado Macedonio no es candidato a la gubernatura de Guerrero, pero podría llegar a ser gobernador si la elegida es su hija, que hoy es la candidata de Morena. Cuando el INE y el Tribunal Electoral anularon la candidatura de Salgado Macedonio por violaciones a la ley, la hija aceptó el papel de precandidata sustituta. Ahora le guarda a su papá el lugar en el camino hacia la gubernatura, como si estuvieran en la cola del cine. La solución es una vil jugarreta que denota la verdadera actitud de los morenistas en relación con las elecciones. Las ven como si fueran una comedia en la que los bribones ganan cuando ponen a trabajar su ingenio para burlar la ley. Se piensa que de ser elegida, Évelyn Salgado le cederá la silla a su papá y ella —hija amantísima que es— está dispuesta a ser como una edecán que se equivocó de lugar. Ella puede ser muy competente, pero eso no cambia el hecho de que llegó adonde ahora está porque ahí la puso su papá. Si examinamos la designación paterna y le sumamos la imagen pública de Salgado papá y su reputación de maltrato a las mujeres, el resultado permite predecir que Évelyn no será gobernadora, aunque habite la casa de gobierno. A los actos de campaña llega escoltada por su papá y su mamá, no vaya a ser que se le acerque un hostigador y la manosee. El primero en hablar en los mítines es el papá y también es él quien responde a las preguntas de los asistentes que le aplauden y lo felicitan, porque saben que si ganan, él será el mandamás.

Ilustración: David Peón

No es la primera vez que los partidos usan a las mujeres para torcer una ley y hacer trapacerías. Basta recordar a las Juanitas que los partidos presentaron como candidatas para cumplir con las normas de equidad de género, pero una vez votadas fueron invitadas a separarse del cargo, entonces el sustituto —un hombre— ocupaba la curul. La candidatura de Évelyn es una burla a la ley, otra manera de desprestigiar las instituciones electorales; pero, además, la maniobra morenista tiene un tufillo dinástico preocupante.

Los morenistas representan a la izquierda cuaternaria que ha vivido el sufragio efectivo como un dilema, que sueña con la revolución pero, cuando de gobernar se trata, busca controlar todo, desde las conversaciones hasta las votaciones. Todavía cuestionan y ponen en tela de juicio las elecciones, y buscan maneras de controlar el voto; de ahí la reconstrucción del clientelismo, una forma de ejercicio de gobierno que genera lazos de dependencia entre el votante y el partido en el poder. Salgado Macedonio mandará a su hija a inauguraciones y ferias, y gobernará al sufrido estado como mejor le plazca.

Los persistentes y feroces ataques de que ha sido objeto el INE dan prueba de que Morena no acepta las reglas del juego electoral. Los morenistas han dicho que de retener el poder introducirán una nueva legislación electoral, un anuncio alarmante porque han hablado de devolver el INE a quien dirija la Secretaría de Gobernación, que sería, como en el pasado, alguien del partido en el poder, y ya sabemos que aunque no sean iguales a los de antes es muy probable que se porten como los de antes.

 

Soledad Loaeza
Profesora-investigadora emérita de El Colegio de México. Investigadora emérita del SNI. Obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2010. Su más reciente libro es A la sombra de la superpotencia. Tres presidentes mexicanos en la Guerra Fría, 1945-1958 (en prensa).

 

2 comentarios en “Morena y la farsa electoral

  1. morena es el peligro para México, el infélix salgado y su hija, delincuentes relacionados con el crimen organizado, además de que no hay que dejar de señalar a salgado lo que es: un violador. Son un peligro para Guerrero, ningún voto para morena, fuera amlo del Gobierno.

  2. La Izquierda accede al poder econ instituciones DEMOCRATICAS creadas por todos, no solo ni principalmente por el pensamiento izquierdista; pero a ella, la Izquierda, despues les ESTORBAN las instituciones y procesos democráticos que no son otra cosa, mas que la evaluacion de el desempeño del gobierno, de cualquier gobierno, de cualquier signo. La Izquierda nuinca en ningun lugar, en ninguna época ha dado frutos, y su nulo fruto, es rechazado por el elector; de Ahi que no quieran mas electores, sino dependientes miserables del poder como en Cuba, como en Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.