A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia de covid-19 el 11 de marzo de 2020; desde entonces se iniciaron esfuerzos a nivel global para facilitar el desarrollo de estrategias para su control. Entre estas estrategias se encuentra el Acelerador de Acceso a Herramientas contra Covid-19 (ACT-Accelerator) que tiene cuatro pilares: diagnóstico, tratamiento, vacunación y fortalecimiento de sistemas de salud.

Ilustración: Raquel Moreno

COVAX (Fondo de Acceso Global para Vacunas covid-19), que se encuentra dentro del pilar de vacunación, es una iniciativa multilateral acordada de manera voluntaria por aproximadamente 170 países, entre ellos México.

El objetivo principal de COVAX es lograr una distribución justa y un acceso equitativo a nivel mundial para la vacunación contra el covid-19, a través de la investigación y desarrollo de vacunas.

Es un fondo de recursos compartido, es decir, una inversión colectiva, pero también ofrece una infraestructura común para la distribución de la vacuna. Para algunos países este acuerdo es una red de seguridad, mientras que para otros es la única vía por la cual accederán a la vacunación.

Uno de los puntos débiles de la iniciativa COVAX es que se permitieron acuerdos bilaterales entre países y farmacéuticas. Ejemplo de ello es que los países que pertenecen al G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Italia, Japón, Reino Unido, Unión Europea) han comprado suficientes dosis para vacunar a más de 2000 millones de personas; incluso alcanzando la cobertura del 100 % de su población podrían vacunar a otros 1.2 millones de personas. Es estremecedor ver cómo Canadá ha hecho la mayor compra de vacunas per cápita del mundo, cubriendo hasta cinco veces a su población; un ejemplo más del nacionalismo de vacunas.

La OMS, uno de los coordinadores de COVAX, publicó un documento en el que se presentan los principios éticos para la distribución de vacunas. Cuenta con dos objetivos principales: lograr el máximo beneficio posible para poder acabar con la pandemia y considerar a aquéllos con mayor necesidad, con base en el riesgo de desarrollar enfermedad grave por SARS-CoV-2. Sin embargo, el plan que se está llevando a cabo dista de ese modelo. En relación con esto, el British Medical Journal publicó en enero de 2021 un artículo en el que se exponen algunas críticas hacia el modelo de la OMS. Entre ellas, que no se están tomando en cuenta los riesgos epidemiológicos específicos de cada país ni se están priorizando los países en los que la vacunación podría tener una reducción de daños importante.

Una de las premisas de las vacunas es que deben de ser distribuidas de acuerdo a sus funciones principales: disminuir muertes y daños socioeconómicos graves.

Por consiguiente, cualquier plan de distribución de vacunas debe de estar basado en datos epidemiológicos claros que puedan ser aplicados de manera transparente y consistente. Sin embargo, la evidencia científica no puede ser el único factor que una sociedad tome en cuenta para emitir recomendaciones éticas.

En una situación de escasos recursos, como la pandemia, la toma de decisiones en cuanto a la distribución de vacunas refleja prioridades morales.

A pesar de que la solidaridad es el primer valor que toma la OMS en su marco ético como principio fundamental para confrontar a la pandemia, es claro que COVAX quedó reducido a ser un mecanismo de distribución de vacunas secundario.

El lema “Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo” no debe quedarse en el discurso. Como mencionó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, este panorama puede transformarse en “una catástrofe moral” y su costo será la pérdida de vidas en los países más pobres.

 

Julieta Gómez Ávalos
Médica. Actualmente cursa la especialidad de Oncología Médica en el Centro Médico Nacional 20 de noviembre del ISSSTE.

Paula Viveros Wacher
Médica en la Clínica Especializada Condesa-Iztapalapa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.