A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Bienestar es una palabra exigente, difícil de llenar. Lo son también los nombres de algunos de los diecisiete programas prioritarios de la política social del gobierno de México que se revisan en este número: Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida, Universidades para el Bienestar, Microcréditos para el Bienestar, Becas para el Bienestar, Jóvenes Escribiendo el Futuro…  

Hemos partido de la evaluación de los programas hecha por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la cual está lejos de ser concluyente, pues se trata sobre todo de una evaluación del diseño de los programas, no de su impacto real.

Según la Secretaría de Hacienda los diecisiete programas benefician hoy a 16 millones de mexicanos. Según el Coneval, no es posible precisar su verdadero alcance, pues los padrones de beneficiarios son imprecisos o no se pueden consultar.

En una primera medición de lo que esperaba el gobierno, María Amparo Casar llegó a sumar 23 millones de beneficiarios para estos programas (“El gran benefactor”, nexos, marzo 2019). Estamos lejos de esa cifra todavía.

La suma de los programas, nos dicen de distintas formas los autores de este número, no alcanzan a delinear una política social. Son piezas sueltas echadas a un mar de carencias sociales, agravadas por la pandemia.

Las cantidades totales del presupuesto destinados a estos programas hablan también de sus restricciones: 147 031 millones en 2019, equivalente al 2.2 % del presupuesto, y 170 394 para 2020, equivalente al 2.5 %: lloviznas en el desierto.

Apelamos a la comprensión de los lectores ante el tono técnico del lenguaje, otra forma del rigor, de los textos que siguen. Tras su obligada sequedad analítica, el lector paciente podrá ver trozos vivos de la realidad que media entre lo pensado y lo logrado, entre la justicia de las metas de estos programas y las debilidades de su ejecución.


Lloviznas en el desierto

Jorge Andrés Castañeda

Después de Prospera

Máximo Jaramillo-Molina

Menos becas, dudosas universidades

Alma Maldonado-Maldonado

La prisa no ayuda

Diego Castañeda

¿Clientelismo o derechos?

Carlos Brown Solà

Para el campo que se quedó atrás

Paloma Villagómez Ornelas

Paliativos bienvenidos

Diego Alejo Vázquez

Más allá de la periferia y los escombros

Silvia Elena Meza

Evidencia sobre apoyos al campo

Ariadna Díaz

Ilustración: Víctor Solís

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.