En esta década que se apaga, varios han sido los momentos tecnológicos en los que los humanos experimentaron el asombro de la primera vez. Las siguientes viñetas son una muestra de los avances y novedades que perfilan el futuro cercano.

 

5 de abril de 2010. Julian Assange, fundador de WikiLeaks, presenta en el Club de Prensa de Estados Unidos un video de 39 minutos de duración llamado Collateral Murder (Asesinato colateral); las imágenes muestran un helicóptero estadunidense AH-64 Apache abriendo fuego contra un grupo de personas, una camioneta y un edificio durante un ataque aéreo en al-Amin al-Thaniyah, Bagdad, el 12 de julio de 2007. La transcripción de la señal de radio del incidente da cuenta de la ubicación del grupo y el momento en que la milicia decide abrir fuego ante la sospecha de que eran insurgentes en posesión de lanzacohetes, AK-47 y granadas de mano. Entre las víctimas del ataque se encontraban civiles claramente desarmados, niños y un par de reporteros de la agencia Reuters. La transcripción de la señal de radio incluye comentarios del personal militar como “Ah, maldición. […] Bueno, es su culpa por […] traer niños”.

En julio del mismo año, WikiLeaks publica los Registros de la guerra en Afganistán (The Afgan War Logs), más de 75 000 documentos clasificados con detalles de la persecución de Osama bin Laden y el régimen Talibán, además de bajas civiles no reveladas por los Estados Unidos y la coalición.

En agosto publica los Registros de la guerra en Irak (The Iraq War Logs), casi 400 000 documentos clasificados entre los cuales se detalla la tortura de prisioneros de guerra.

En noviembre se liberan los primeros 250 000 de más de tres millones de cables diplomáticos de cerca de 300 consulados y embajadas de Estados Unidos, fechados entre 1966 y 2010.

Julian Assange nació en 1971 en Townsville, Australia; a sus 14 años ya se había mudado 37 veces, lo que había hecho imposible una educación estable. A los 16 recibió de su madre una computadora Commodore 64 en la que adquirió una notable habilidad como programador y hacker, bajo el seudónimo Mendax, junto con Prime Suspect y Trax formó el grupo International Subversives que logró entrar a varios sistemas en Europa y Estados Unidos, incluidas las redes del Departamento de Defensa de Estados Unidos y del Laboratorio Nacional de Los Álamos.

Tras las filtraciones publicadas por WikiLeaks —y la amplia discusión que desataron en distintos ámbitos—, Assange fue nombrado hombre del año por la revista Time. En diciembre fue arrestado en Londres para enfrentar la extradición a Suecia por dos denuncias de abuso sexual. El proceso desembocó en la solicitud de asilo en la embajada de Ecuador en 2012. Estos cargos fueron retirados en noviembre de 2019; sin embargo, a finales de este mismo año, aún enfrentaba un juicio de extradición a Estados Unidos acusado de 18 delitos, entre ellos el de conspiración.

 

El 18 de mayo de 2010, Laszlo Hanyecz, un programador de Florida, pidió ayuda en un foro de internet para comprar pizza, “tal vez dos grandes, me gusta dejar algo para el día siguiente”. El intercambio se concretó unos días más tarde cuando Jeremy Sturdivant le envió dos pizzas de Papa John’s que le costaron 25 dólares. Hanyecz pagó con 10 000 bitcoines, el equivalente a unos 40 dólares en ese momento, se considera que fue la primera transacción de una criptomoneda. Al tipo de cambio actual 10 000 bitcoines tienen un valor superior a los 70 millones de dólares.

Tanto Hanyecz como Sturdivant participaban activamente en el desarrollo del bitcoin, una moneda virtual, creada y almacenada electrónicamente, encriptada y gestionada mediante un sistema descentralizado que incorpora cadena de bloques para almacenar todas las transacciones de manera pública, anónima y distribuida.

En 2008 se envió, a través de una lista de correo especializada en criptografía, el mensaje “Bitcoin P2P e-cash paper”, firmado por Satoshi Nakamoto, en el que describía la función de una red de pares (peer-to-peer o P2P) y el funcionamiento del protocolo. El bloque cero o bloque génesis con los primeros bitcoines fue “minado” por Satoshi Nakamoto el 3 de enero de 2009 a las 18:15:05 UTC.

La adopción del bitcoin fue muy rápida. Para 2012 más de mil comercios aceptaban pagos con la criptodivisa; en 2015 el número era de 160 000. Su valor ha pasado de los 0.003 dólares en 2010 a más de 12 000 dólares en junio de 2019, sin embargo, esta fluctuación de su valor continúa generando opiniones encontradas, tan sólo de enero a diciembre de 2017 pasó de 750 dólares por bitcoin a 17 978 —experimentando en el medio caídas de hasta un 30 %—.

Hoy existen más de 1600 criptodivisas, desde el petro lanzado en Venezuela por Nicolás Maduro hasta la libra presentada por Facebook en junio de 2019, además de otras alternativas con mayor aceptación como litecoin (2011), dashcoin (2014), etherum (2015). Bitcoin sigue siendo la más aceptada: en algún momento llegó a representar el 90 % de este mercado.

La identidad de Satoshi Nakamoto continúa sin ser aclarada, el 23 de abril de 2011 envió un correo a Mike Hearn diciendo que había “pasado a otras cosas” y dejaba “el futuro del bitcoin en buenas manos”, tras lo cual desapareció.

 

“Conecten sus LOIC (cañones de iones de órbita baja) a la colmena. El ataque comenzará pronto”. Con este simple mensaje, usuarios de internet alrededor del mundo se conectaban a un canal IRC para ejecutar la Operación Venganza. La convocatoria estaba firmada por la imagen de un hombre vestido con un traje negro con un signo de interrogación en el lugar de la cabeza, se hacían llamar Anonymous.

Anonymous estaba integrado por usuarios del sitio 4chan, la cúspide del sinsentido en internet: lolcats, rickrolleos, la rana Pepe, el Nyancat y prácticamente cualquier meme tuvo su origen o masificación en 4chan. Muchas de sus acciones implicaban la participación de un gran número de usuarios —o de no tantos pero con mucha creatividad y tiempo libre—.

Ilustraciones: Kathia Recio

La primera manifestación no virtual de Anonymous tuvo lugar el 10 de febrero de 2008, como parte del Proyecto Chanology, miles de personas (¡más de 9 000!) con la máscara de Guy Fawkes, el personaje de la película V de venganza, se congregaron a las afueras de varias sedes de la Iglesia de la Cienciología alrededor del mundo gritando consignas trascendentales como “Long cat is long”.

Un LOIC o cañón de iones de órbita baja —llamado así en referencia a un arma que aparece en la serie de videojuegos Command & Conquer— es una aplicación diseñada para enviar múltiples paquetes TCP o UDP. Anonymous la usó para lanzar ataques de denegación de servicio distribuidos (DDoS): saturar la capacidad de un servidor de tal suerte que un sitio resulta inaccesible.

Como parte de la Operación Venganza, Anonymous logró derribar por varios momentos los servicios de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos y de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica durante 30 horas en respuesta a los ataques para derribar sitios de distribución de archivos torrent —principalmente contra The Pirate Bay—. En los siguientes meses la Operación Venganza también atacaría, con distintos grados de éxito, a Ministry of Sound, la Sociedad General de Autores y Editores de España, la Oficina de la Propiedad Intelectual del Reino Unido, la Asociación de la Industria Grabada en Estados Unidos, Amazon, PayPal, MasterCard y VISA.

Anonymous terminaba cada mensaje con la leyenda “Somos Anonymous. Somos legión. No perdonamos. No olvidamos. Espéranos”.

 

El jueves 27 de enero de 2011, en los foros de Shroomery —portal dedicado a la difusión de actividades relacionadas con el cultivo de hongos— un usuario con el seudónimo Altoid escribió: “Encontré este sitio web llamado Silk Road. Es un servicio oculto de Tor que dice permitirte comprar y vender cualquier cosa en línea anónimamente. Estoy pensando en comprarles, pero quería saber si alguien aquí ha escuchado algo y podría recomendarlo”. El autor del comentario era Ross Ulbricht, estudiante de física e ingeniería de Austin.

El Silk Road o Ruta de la Seda original, nombre acuñado por Ferdinand Freiherr von Richthofen en 1877, comprendía una red de rutas de comercio de diversa índole desde China a través de Asia hasta África y Europa entre los siglos I al XV. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2014.

El Silk Road moderno era un mercado en el internet profundo (dark web).

Al visitar el sitio .onion, accesible mediante la red TOR, los usuarios podían registrarse y revisar el catálogo de más de 10 000 productos acompañados de fotos, descripciones, comentarios y calificaciones de los usuarios. Pronto los medios comenzaron a llamarlo el eBay de las drogas.

Agrupados en categorías como drogas —alrededor del 70 % de los productos estaba en este rubro en las subcategorías estimulantes, sicodélicos, prescripción, precursores, otros, opioides, éxtasis, disociativos y esteroides/PED—, suministros de laboratorio, bienes digitales, servicios, dinero, joyería, casa y jardín, comida. También eran vendidos bienes legales como libros y arte. Al inicio de sus operaciones, las ventas estaban abiertas a cualquier producto o servicio excepto aquellos cuyo propósito era causar daño o fraude —con el tiempo estas premisas también cambiarían para permitir la venta de armas, la contratación de sicarios, el fraude, el contrabando, la información bancaria y la aplicaciones maliciosas—.

Silk Road generó ventas estimadas por 1.2 mil millones de dólares (9 519 664 bitcoines), alrededor de 80 millones (614 305) en comisiones; se completaron 1 229 465 transacciones; se registraron 957 079 usuarios.

“Silk Road se fundó sobre principios libertarios y continúa operando sobre ellos. Es una gran idea y un gran sistema práctico… No es una utopía. Está regulado por las fuerzas del mercado, no por un poder central (incluso yo estoy sujeto a las fuerzas del mercado por mi competencia. Nadie está obligado a estar aquí). Los mismos principios que han permitido que Silk Road prospere pueden y funcionan en cualquier lugar donde los seres humanos se unan”.1

La cita anterior está firmada por el administrador del foro DPR, abreviatura de Dread Pirate Roberts del libro La princesa prometida (1973) de William Goldman que narra las aventuras de un pirata en búsqueda de su verdadero amor; la identidad del pirata Roberts es asumida por varios personajes que al retirarse la ceden en secreto al siguiente pirata Roberts. La investigación del FBI determinó que la identidad de Dread Pirate Roberts era Ross William Ulbricht, actualmente convicto en Tucson, culpable de cargos por lavado de dinero, piratería informática, conspiración para traficar documentos de identidad fraudulentos y conspiración para traficar narcóticos a través de internet.

 

En octubre de 2015 el programa AlphaGo, desarrollado por Google DeepMind, se convirtió en la primera máquina en ganar un juego de go contra un jugador profesional dan, el tres veces campeón europeo Fan Hui por 5:0.

Go es un juego de tablero originado en China hace más de 2 500 años —es mencionado en el libro XVII de las Analectas de Confucio—. El objetivo es controlar el mayor territorio posible, sobre las intersecciones de una retícula de 19×19 líneas se colocan piedras que al rodear un territorio lo hacen de su posesión. En la simplicidad de sus elementos se desarrolla una compleja construcción, excediendo en posibilidades —el número promedio de jugadas posibles por turno en el ajedrez es de 37, en go el promedio es de 150-250—.

Cuando en 1996 Deep Blue fue la primera máquina en ganar un juego y una partida de ajedrez contra el entonces campeón mundial Garri Kaspárov, el acercamiento era completamente distinto, el punto de partida de Deep Blue era de fuerza bruta: un procedimiento diseñado por un humano para buscar buenos movimientos de ajedrez, esto es imposible en go, el lugar común es decir que hay más partidas de go posibles que el número de átomos en el universo —el número aproximado de posiciones legales de go es de 2.081681994 * 10170.

AlphaGo, en cambio, es una máquina de inteligencia artificial que aprende a decidir mediante su propia experiencia. AlphaGo comienza como un mal jugador de go que, a medida que va jugando, adquiere conocimiento de qué movimientos tienen valor para ganar el juego, combinando un árbol de búsqueda avanzado con redes neuronales profundas.

En 2017 fue presentada la versión AlphaGo Zero, un sistema capaz de enseñarse a sí mismo a jugar desde cero tan sólo con el conocimiento de las reglas: con tres horas de juego el desempeño es comparable con el de un humano principiante, con 19 horas se desempeña como un jugador avanzado, tras 70 horas es capaz de jugar a un nivel mayor que el de cualquier ser humano.

El conocimiento que AlphaGo puede desarrollar ha virado a su aplicación en otros problemas estructurados como el plegamiento de proteínas, reducción de consumo de energía o la búsqueda de nuevos materiales.

 

En mayo de 2017 el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) detuvo sus operaciones, canceló sus citas y anunció que sólo atendería emergencias: alrededor de 70 000 de sus dispositivos estaban infectados con el programa de cibersecuestro o ransomware WannaCry, incluyendo computadoras, escáneres de resonancia magnética, refrigeradores de sangre. En sus pantallas aparecía el mensaje “Ups, tus archivos han sido encriptados”.

WannaCry busca en el disco duro archivos de 176 tipos, incluyendo documentos de texto, imágenes, videos, etcétera, los encripta usando una combinación de AES (Advanced Encryption Standard) y RSA (Rivest, Shamir y Adleman) y borra los archivos originales. Los atacantes demandaban el pago del equivalente a 300 dólares en bitcoines para enviar una llave única capaz de desencriptar los archivos.

El mensaje en la pantalla de WannaCry continuaba: “Tal vez estás ocupado buscando una manera de recuperar tus archivos, pero no gastes tu tiempo. Nadie puede recuperar tus archivos sin nuestro servicio de desencriptación”. Encontrar la llave de desencriptación es prácticamente imposible, las combinaciones posibles de una llave AES de 128 bits son 3.4*1038, es decir, si se intentara conseguir por fuerza bruta la combinación correcta, haciendo mil intentos por segundo, tomaría 1.02*1018 años.

En la misma pantalla aparecían dos cronómetros en cuenta regresiva: el primero iniciaba en tres días hasta que el precio del rescate fuera duplicado; el segundo contaba siete días, el tiempo hasta la eliminación de los archivos —en el análisis posterior no se encontraron en WannaCry funciones de borrado de archivos—.

El programa de cibersecuestro incluía un mecanismo de transporte para propagarse: utilizaba el exploit EternalBlue para obtener acceso en sistemas vulnerables y DoublePulsar para instalar y ejecutar una copia. Estas herramientas, liberadas poco tiempo antes por un grupo de hackers llamado The Shadow Brokers, aparentemente fueron desarrolladas por la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos.

El Servicio de Salud británico no era el único afectado, filiales de Nissan, Renault, FedEx, Telefónica, Iberdrola y Deutsche Bahn fueron infectadas también. En el primer día se calcula que más de 230 000 computadoras en 150 países fueron infectadas.

Y, de pronto, cuando WannaCry estaba en plena propagación, se detuvo. El software malicioso tenía un interruptor de apagado o kill switch: antes de encriptar los archivos buscaba en internet el dominio iuqerfsodp9ifjaposdfjhgosurijfaewrwergwea[.]com y, si éste existía, detenía el proceso. Marcus Hutchins, un joven británico de 22 años, descubrió el interruptor de apagado escrito en duro en el código, así que registró el dominio y con eso detuvo el mayor ataque de cibersecuestro en la historia.

 

El martes 27 de septiembre de 2016, durante el 67 Congreso Internacional de Astronáutica en Guadalajara, Elon Musk presentó la charla “Haciendo a los humanos una especie interplanetaria”.

Musk, nacido en Sudáfrica en 1971, ocupa la posición 23 en la lista de Forbes con una fortuna estimada en 23.6 mil millones de dólares, es director general de SpaceX, director general de Tesla Inc., presidente de SolarCity Corporation y director general de The Boring Company.

La primera misión de carga se planea para el año 2022, sus objetivos serán confirmar los recursos hídricos, identificar los peligros y establecer infraestructura inicial de energía, minería y soporte vital. La segunda misión, con carga y tripulación, serviría para construir un depósito de propulsores y prepararse para futuros vuelos tripulados. En breve, estima que tomará entre 40 y 100 años establecer una civilización autosustentable en Marte.

Musk señala cuatro elementos clave para conseguirlo: equipos y recursos reusables, capaces de recargarse en órbita, generación de combustibles en Marte y encontrar el combustible adecuado. Con estos elementos, sería posible trasladarse a otros planetas y lunas del sistema solar. El costo de la misión sería de alrededor de 62 millones de dólares y para el usuario el costo sería de 200 000 dólares.

 

Jorge Landa
Diseñador, comunicador visual y programador


1 http://dkn255hz262ypmii.onion.to/index.php?topic=46460.
msg496906#msg496906