En doce meses, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador redujo a cero el crecimiento económico, ha puesto en marcha una Ley de Austeridad Republicana que ha debilitado las capacidades del Estado y ha comprobado que la violencia en este país no se resuelve en un solo día. El presidente, sin embargo, cuenta con la aprobación de la mayoría de los ciudadanos.

López Obrador ha tomado la palabra cada día y los escuchas perciben en su discurso a un hombre honrado, cercano a la gente y preocupado por los pobres. En cambio, su gobierno no ha podido dar resultados en educación, salud, corrupción y seguridad.

Ante las críticas, el presidente aclara que su gobierno es distinto a los anteriores, pero los hechos muestran lo contrario: manejo discrecional del presupuesto, clasificar como información reservada uno de los proyectos más importantes de esta administración (aeropuerto de Santa Lucía), adjudicación directa de contratos, captura de puestos clave con nombramientos afines.

Otros rasgos elementales del proyecto político de AMLO son el mayoritismo y la democracia plebiscitaria de liderazgo. A los opositores les plantea la necesidad de ejercer la autocrítica del modelo vigente y a los simpatizantes la obligación de aclarar cómo funciona una democracia donde se tiene que ratificar al líder.

Los siguientes ensayos detallan y documentan estos y otros rasgos que han delineado el perfil del primer año de gobierno de López Obrador.


AMLO, Año 1

Héctor Aguilar Camín

AMLO: Todo ha cambiado, pero todo sigue igual

Ma. Amparo Casar

AMLO y las llagas de la democracia

Javier Tello Díaz

Ilustración: Víctor Solís

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.