En Pureza moral y persecución en la historia el sociólogo estadunidense Barrington Moore se pregunta cuándo y por qué un grupo de seres humanos decide asesinar y torturar a otros seres humanos. Muchas veces sólo porque, al tener ideas religiosas, políticas y económicas distintas a las suyas, se convierten en una amenaza de contaminación. Moore ve en la idea de pureza moral una suerte de fundamento del exterminio de los otros. Cada individuo, al definirse a sí mismo, define a los otros. Esta definición asume casi siempre la forma de una condena: el otro carece de la pureza que yo poseo, es un ser impuro y fuera de la ley.

 

Fuente: José María Pérez Gay, El príncipe y sus guerrilleros. La destrucción de Camboya, Ediciones Cal y arena, México, 2004.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.