“Todesfuge”, “Fuga de muerte” es quizá el poema más famoso de Paul Celan (1929-1970), e incluye el más famoso, también quizá, de sus versos. Sigue una breve cadena con algunas de sus versiones al español para desembocar en, quizá (por tercera vez), la más sorprendente de ellas.

—Grita tocad más dulcemente a la muerte la muerte es un maestro de Alemania.
Paul Celan, Poemas (traducción y prólogo de J. Francisco Elvira Hernández), Visor, Madrid, 1972.

—Grita toquen más dulce la muerte la muerte es una artista de Alemania.
Mariana Frenk y Gabriel Zaid en El surco y la brasa. Traductores mexicanos (selección y prólogo de Marco Antonio Montes de Oca), FCE, 1974.

—Gritad tocad más dulcemente a la muerte la muerte es un maestro de Alemania.
Rodolfo E. Modern, Poesía alemana del siglo XX, Ediciones Librerías Fausto, Buenos Aires, 1974.

—Grita tocad más dulcemente a la muerte la muerte es un maestro de Alemania.
Paul Celan, Amapola y memoria (traducción y notas de Jesús Munárriz), Ediciones Hiperión, Madrid, 1985.

—Grita toquen más dulce la muerte la muerte es un maestro de Alemania.
Paul Celan, Sin perdón ni olvido. Antología (versión al español, estudio, cronología y bibliografía de José María Pérez Gay), UAM, México, 1998.

—“Weiß/Colonia, abril 28, 2013. Héctor (Abad Faciolince) ha descubierto en una antología bilingüe la ‘Todesfuge’ de Paul Celan y quiere traducirla, me manda su primera versión, a partir de otra, hecha a un idioma que él domina a la perfección. Y lo primero que le digo es que esa versión de la que parte es buenísima, como se lo demuestro copiándole —interlineal a la suya— aquella que hizo Felipe (Boso) para 21 poetas alemanes. Casi todas las pocas diferencias señalables tienen que ver con el distinto tipo de dicción del mismo idioma, en un castellano viejo y en un neogranadino. Pero Héctor hasta puede mejorar la versión de Felipe porque dispone de la traducción de ‘der Tod ist ein Meister aus Deutschland’ [=literalmente ‘la muerte es un maestro (que viene) de Alemania’] que yo le paso y es inédita. Esa era —por lo que respecta a esta traducción— la única pena que se llevó Felipe a la tumba, no haber logrado verter al español ‘der Tod ist ein Meister aus Deutschland’, una de las claves que sostienen el poema. Fui testigo en 1980 de su lucha en las últimas horas, apremiado por la imprenta y la editorial en Madrid, para que diese el V°B° final a las galeradas corregidas que había enviado reservándose un plazo para ese V°B° final, y cómo en última instancia decidió cambiar ‘Alemania’ por ‘Deutschland’, entre otras cosas para resaltar que Celan provenía de otro país, no de aquél de donde llegaba la muerte. Pero luego, tres años más tarde, al morir Felipe tan prematuramente, Víctor Canicio —que lo veneraba— acudió desde Heidelberg al entierro; se alojó en nuestra casa, y al día siguiente, en su auto camino de Meckenheim, a la capilla ardiente, me dijo que esa noche, sin poder dormir, encontró la solución al ‘Meister aus Deutschland’ que nos había desvelado tres años antes y nos continuaba desvelando cada vez que pensábamos en él: ‘la muerte es un clásico alemán’. ‘Ein Meister’=un clásico: Genial. Sencillamente genial”.
Ricardo Bada, Diario. En Fronterad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.