La primera palabra de la Ilíada es “meni”, que en griego antiguo significa “manía”. “¡La manía canta, oh musa!”. ¿Debemos tomar por una señal de advertencia, por un mal augurio, el hecho de que la primera palabra con la que da comienzo la literatura europea sea precisamente ésta? Hace un siglo, un ensayista albanés de nombre Faik Konica escribió un ensayo provocador y desafiante en el que de manera categórica proclamaba que desde hace más de dos mil años el primer verso de la Ilíada, “Canta, oh musa, la cólera de Aquiles Peleida”, se ha traducido y continúa traduciéndose de manera radicalmente incorrecta en casi todas las lenguas del mundo. Según él, con excepción del nombre de Aquiles, nada es exacto en ese verso. Siempre de acuerdo con él, el principal error se comete con el término “meni”. Explica que esta palabra, que por lo común se traduce por cólera, en griego antiguo tiene un significado más hondo y complejo. La palabra “meni” designa un malestar hondo, prolongado, enfermizo, un estado de depresión, como se diría en el tiempo de Konica y todavía más en el nuestro. Para captarlo mejor, Konica nos recuerda el paso de ese término al latín y tras los latines a todas las lenguas europeas, en la forma tan extendida de “manía”, palabra que se encuentra en la raíz de decenas de otras, una parte de las cuales designan graves estados psíquicos.

Así pues, no de “cólera”, que por lo general es pasajera, sino de “meni”, que no puede ser sino prolongada y abrumadora, en otras palabras, un grave estado de depresión, padece Aquiles al inicio de la Ilíada. Es este grave estado el que ha conducido al héroe a la grave decisión de abandonar el campo de batalla.

Fuente: Ismail Kadaré, La cólera de Aquiles (traducción de Ramón Sánchez Lizarralde), Katz Editores, Madrid, 2010.

 

Un comentario en “No sería la cólera

  1. Es un canto La Iliada, un “romance”. Necesita cantarse con prosodia breve aunque sea inexacta.