Las escuelas son una ventana al futuro. Si nuestros niños y jóvenes aprenden hoy, el día de mañana podrán hacer un buen uso de las nuevas tecnologías e innovar, lo que incrementará la productividad y, con ello, el crecimiento económico del país. Si todos los niños y jóvenes pueden aprender sin importar su condición de origen, habrá menos pobreza, menos desigualdad y más movilidad social.

Los docentes son, por mucho, el actor más importante en el proceso enseñanza-aprendizaje dentro del sistema educativo. Son, sin exageración, los arquitectos del futuro del país. Esta gran responsabilidad significa que el mejoramiento de la calidad de la docencia debe ser la prioridad de cualquier sistema educativo. Los países que han mejorado la docencia y, por lo tanto, los aprendizajes de los alumnos lo han hecho a través de la profesionalización de la carrera docente. La profesionalización incluye la regulación de los institutos de formación docente (normales), selección y promoción de los maestros con base en el mérito, periodo de inducción para quienes son de nuevo ingreso, evaluación de docentes en servicio para reconocer a los que tienen un buen desempeño y proveer la formación necesaria a los que necesitan apoyo. Estos esfuerzos deben ser complementados con un salario competitivo que refleje la importancia del docente en la sociedad.

El reconocimiento de la docencia como una de las ocupaciones más importantes en la sociedad es congruente con la visión de que los aprendizajes son un derecho humano y con su importancia para el desarrollo económico y social del país. La profesionalización de la carrera docente tiende a mejorar no sólo el desempeño de quienes la ejercen, sino también el perfil de quienes se integran a ésta, lo cual incide favorablemente sobre el aprendizaje de los alumnos.

Ilustraciones: Estelí Meza

 

En México el diseño del Servicio Profesional Docente (SPD) incorpora muchas de las mejores prácticas internacionales: evaluación para el ingreso y la promoción de docentes, periodo de inducción, formación continua y reconocimiento al buen desempeño. Estos cambios contrastan con el sistema de selección y promoción de docentes que teníamos hace unos pocos años, caracterizado por un alto grado de discrecionalidad y opacidad.

En la práctica el SPD ha enfrentado retos de implementación desde sus inicios y se han observado algunas limitaciones en su diseño. No obstante, la transición de la discreción al mérito que significó la puesta en marcha del SPD pudo haber incidido sobre el perfil de aquellos que ingresan a la docencia. Desafortunadamente hay poca evidencia rigurosa al respecto. Con el propósito de paliar este importante vacío de información estamos llevando a cabo un estudio que busca responder a la siguiente pregunta: ¿hubo un cambio en el perfil de los nuevos docentes a raíz de la introducción del SPD? A continuación presentamos algunos resultados iniciales de este esfuerzo.

El primer paso para abordar nuestra pregunta es definir al buen docente. Un buen docente es aquel que logra mejorar los aprendizajes de todos sus alumnos. La literatura internacional ha identificado tres características que están fuertemente asociadas con los buenos docentes: a) el nivel de conocimientos, b) la capacidad para transmitir estos conocimientos, c) la motivación y compromiso con su labor.

Para medir los posibles efectos del SPD sobre el perfil de los nuevos profesores vamos a restringir nuestra definición de buen docente a una de las tres características antes mencionadas: el nivel de conocimientos. Esta es una medida imperfecta. Sin embargo, la evidencia internacional muestra que los conocimientos de matemáticas y comprensión lectora entre los docentes están altamente correlacionados con los aprendizajes de los alumnos en estas mismas áreas.1

¿Cómo medimos los conocimientos de los nuevos docentes? Nuestra medida son los niveles de logro en matemáticas y comprensión lectora que obtuvieron al terminar la educación media superior. En colaboración con la Secretaría de Educación Pública (SEP), aparejamos la información de la prueba ENLACE educación media superior (EMS) de 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012 con el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE) de 2017, el cual tiene la información sobre el año de entrada a la carrera de los 1.2 millones de docentes que son parte del sistema educativo mexicano. El FONE identifica a todos y cada uno de los docentes a través de la Clave Única de Registro Poblacional (CURP), que también se encuentra registrada en las bases de datos de la prueba ENLACE, lo cual hizo posible el pegado de ambas bases de datos para crear la base de datos ENLACE-FONE.

La base de datos ENLACE-FONE incluye a 55 mil 189 docentes que ingresaron a la docencia entre 2012 y 2017. Para todos estos docentes tenemos información sobre su fecha y entidad de nacimiento, sexo y sus puntajes en matemáticas y comprensión lectora al terminar la educación media superior. Con esta base de datos podemos comparar los conocimientos de matemáticas y comprensión lectora (medidos por ENLACE EMS) de los docentes de nuevo ingreso antes y después de 2014, año en que comenzó el SPD.

 

Antes de describir los resultados principales, presentamos información sobre la parte de la distribución de conocimientos en donde están los futuros docentes. En concreto, comparamos los niveles de logro de todos los estudiantes que concluyen la EMS versus aquellos que, años después, ingresarán a la docencia. Sin importar el año de ingreso a la docencia los estudiantes que terminan la educación obligatoria y unos años más tarde ingresan a la docencia en México tienen niveles de logro académico por encima de la media en la prueba ENLACE, como lo muestra la gráfica 1. En términos porcentuales, el docente promedio obtuvo un puntaje al terminar la prepa que lo ubica en el percentil 62 de la distribución de ENLACE, esto es 12 percentiles por encima del promedio nacional (que es 50).2 Por supuesto, la población de estudiantes que concluye la EMS incluye aquellos que no ingresan a la educación superior (tres de cada 10 egresados de media superior) y aquellos que habiendo ingresado no concluyen los estudios superiores (casi cuatro de cada 10 egresados de la media). Así, quizá una comparación más relevante es el nivel de conocimiento promedio entre los docentes y el de otros egresados de educación superior. Cuando hacemos esta comparación, los docentes tienen resultados promedio 3 percentiles de ENLACE por debajo de la media que obtienen otros profesionistas (identificados con base en el Registro Nacional de Profesionistas).

Los resultados principales del análisis están ilustrados en la gráfica 2, la cual compara el promedio de puntajes ENLACE EMS de profesores que ingresaron a la docencia en 2012 y 2013 con los puntajes de los que ingresaron en 2015 y 2016, es decir, antes y después de la entrada en vigor del SPD. Excluimos el 2014 del análisis porque ese año hubo quienes que entraron bajo criterios anteriores y posteriores al SPD, dependiendo del mes de ingreso a docencia. Antes de la implementación del SPD los docentes de nuevo ingreso provenían, en promedio, al percentil 57 de la distribución general de ENLACE EMS; mientras que después de 2014 los docentes provienen, en promedio, del percentil 61. Como se ilustra en la gráfica 2, mejoró la posición relativa de nuestros docentes de nuevo ingreso en relación con la distribución general de conocimientos al finalizar la educación obligatoria. En otras palabras, después de 2014 nuestros docentes son más calificados en relación al resto de la población que concluyó la EMS. El cambio positivo en los conocimientos de los maestros pre y post 2014 se mantiene aun cuando controlamos por la edad de ingreso a la docencia, año en que presentó la prueba ENLACE EMS y entidad de nacimiento.

El aumento en el nivel de conocimientos de nuestros nuevos docentes que se observa después de 2014 es una muy buena noticia. Pero es posible que este cambio no se explique por la puesta en marcha del SPD. Otros cambios, no tomados en cuenta en el análisis estadístico, pudieron haber incidido en esta mejora. Sin embargo, la transformación más relevante que ha tenido el sistema educativo antes y después de 2014 es la implementación del SPD. Adicionalmente, este resultado es consistente con el efecto positivo en el aprendizaje de los estudiantes que tuvo la introducción del Concurso Nacional para el Otorgamiento de Plazas Docentes en el año 2008 (y que operó hasta 2013).3

 

El SPD pudo haber tenido un impacto en el perfil de habilidades de los nuevos docentes mediante dos mecanismos: 1) un incremento en la capacidad del sistema educativo de atraer mejores candidatos a la docencia y 2) la efectividad del examen utilizado en el concurso de oposición para identificar candidatos con un mejor nivel de habilidades. Estos dos mecanismos no son mutuamente excluyentes, es decir, pueden operar simultáneamente. Para estudiar el segundo mecanismo, aparejamos la base de Enlace Media Superior con la de los resultados de los concursos de oposición del SPD. La gráfica 3 muestra la correlación entre los resultados de ENLACE EMS y la probabilidad de ser clasificado como “idóneo” en el concurso de oposición. La forma de leer la gráfica 3 es que a mayor puntaje de ENLACE EMS, mayor probabilidad de ser clasificado como idóneo, años después, en el concurso de ingreso a la carrera docente. En otras palabras, los candidatos con un mayor nivel de habilidades al terminar la EMS tienen una mayor probabilidad de ser seleccionados como nuevos docentes.4

 

Después de 2014 los docentes de nuevo ingreso tienen un mayor nivel de conocimientos. Y es que el examen utilizado en los concursos de oposición para la asignación de plazas es efectivo para identificar a los sustentantes que cuentan con un mayor nivel de conocimientos en matemáticas y comprensión lectora. Esto, en sí mismo, es una buena noticia porque seguramente tendrá un efecto positivo sobre los aprendizajes de los alumnos.

Los resultados alentadores aquí mostrados invitan a una reflexión sobre cómo potenciar al SPD. El puente más importante entre la evaluación de los docentes y el mejoramiento de los aprendizajes de los alumnos todavía no se ha construido. Este vínculo se forma a través del uso formativo de la evaluación, es decir, utilizar los resultados tanto del concurso de oposición como de las siguientes etapas de la carrera magisterial para diseñar una estrategia de formación docente, inicial y continua que sea más pertinente y efectiva.

Así como los resultados de las evaluaciones de los aprendizajes de los alumnos pueden ser un eje de las rutas de mejora escolar, los resultados de la evaluación de ingreso —o concurso de oposición— pueden ser usados para guiar las estrategias de mejora en las escuelas normales. Para que esto suceda el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y la SEP, en estrecha colaboración con los directores y colectivo docente en las normales, pueden diseñar un reporte de resultados con la información y formatos necesarios para que cada escuela normal sepa en dónde están las áreas de mejora. Adicionalmente, los resultados de la evaluación del desempeño (que se realiza a docentes en servicio) pueden utilizarse como un insumo principal para la oferta de cursos de formación continua. La evaluación del desempeño puede ser útil también para proveer, a través de un reporte de resultados que haya sido diseñado con los propios docentes, información pertinente para que ellos puedan mejorar sus conocimientos y estrategias pedagógicas.

Pero quizá el reto más importante es asegurarnos que los docentes tengan una percepción positiva del SPD y eso sólo sucederá en la medida en que consideren que las evaluaciones son justas y la formación pertinente. La gran mayoría de los profesores en México están comprometidos con su carrera y con el aprendizaje de sus estudiantes. Son ellos, los docentes comprometidos, los que potenciarán el SPD para llevar a cabo la transformación que tanto necesita nuestro sistema educativo. Si el SPD es percibido como una simple herramienta punitiva, todos los esfuerzos por profesionalizar la carrera docente habrán sido en vano.

 

Rafael de Hoyos
Economista del Banco Mundial.

Ricardo Estrada
Economista de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina.

Las opiniones aquí expresadas son estrictamente de los autores y no necesariamente representan la visión del Banco Mundial, CAF o los países que integran sus directorios.


1 Hanushek, Piopiunik y Wiederhold (2018), “The value of smarter teachers: international evidence on teacher cognitive skills and student performance”, NBER Working Paper Series 20727, Cambridge, MA.

2 El percentil de Enlace agrega el puntaje de ENLACE en matemáticas y comprensión lectora. Un percentil con valor 1 indica que este es el nivel de puntaje del 1% de la población con peor rendimiento en la prueba y un percentil con valor 100 que es el nivel de puntaje del 1% de la población con mejor rendimiento.

3 Este concurso no era obligatorio para llenar todas las vacantes docentes. Ver detalles sobre el impacto de este concurso en: Estrada, “Rules vs. Discretion in Public Service: Teacher Hiring in Mexico”, Journal of Labor Economics, en prensa.

4 Por el momento, no contamos con información suficiente para estudiar el primer mecanismo mencionado. Esto se debe en buena medida a la ausencia de datos sobre la selección de docentes antes de que los concursos de oposición fueran puestos en marcha.

5 INEE, “Evaluación del desempeño desde la experiencia de los docentes. Consulta con docentes que participaron en la primera Evaluación del desempeño 2015”, 2016.

 

2 comentarios en “¿Los docentes mejoraron? ¡Sí!

  1. Un artículo que ejemplifica claramente aquella máxima “hicimos importante lo medible, no medimos lo importante” y que me hace recordar gratamente a Manuel Gil Antón.

  2. Todo programa que se introduce en la mejora del docente por muy mala que sea deja su huella. Claro que la docencia ha mejorado con los exámenes evaluativos de los docentes. Claro que sirve, claro que sirven los cursos que se imparten. Tengo en la docencia desde 1994 y le preguntaba a los docentes con mas experiencia en ese año “Como hacer para dominar el grupo, como hacer para transmitir bien el conocimiento, que hacer para hacer una buena clase de aprendizajes” fue hasta el año de 2017 cuando encontré varias respuestas para esas cuestiones. Aunque de forma lógica se realiza, se implementa pero no hay nada mejor que un curso de como realizar las secuencias didácticas para las clases en la Preparatoria. Saludos. Que lastima que la reforma educativa se le haya dado una prioridad coercitiva para el docente, el docente se le motivo en su angustia por tener trabajo con la frase de Don Emilio “Chuayfet” “Llueva o truene la evaluación docente va” esa fue la lección construye T que animo a los profesores y sobre todo los motivo. Ahora nos dicen que animemos a los alumnos al aprendizaje significativo. Que les decimos “Llueva o truene la evaluación va” Que bonita enseñanza. La evaluación docente es de resistencia. De permanecer sentado en una silla de cantina, de las 9 o 10 de la mañana a las 6 de la tarde, frente a un monitor con letras tamaño 9 o 10 puntos, a leer y a pensar, puedes, aguantas pasas y si no pues renuncia y no hay nada de despedida económica porque el congreso PRIISTA PANISTA ya arreglo la ley para que se te corra sin ningún beneficio. Esa Es la ley. Esa es la que nos tuvimos que MAMAR “Llueva o truene”. Por otro lado, pues de la reforma se tiene que adecuar a la situación del país, menos amenazas y todo camina bien. SALUDOTES. Que buenos artículos saco la revista NEXOS sobre la educación FELICIDADES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.