El mundo está hecho de montes,
de cielo y de bosques miles,
el mundo es sólo un debate
de dos voces infantiles.

De tierra, agua, la pregunta
y la respuesta, las dos.
A todo se dice: “oh, sí”.
Mas para cada un “oh, sí”
siempre se escucha el “oh, no”.

Por entre la hierba verde
donde la cosecha vi,
razón tiene este muchacho
cuando formula su “Oh, sí”.

Cuando contesta “Oh, no”,
razón tiene la muchacha,
razón tienen las palabras,
la medianoche y el alba.

Con el balbuceo primero
se agravan el no y el sí,
igual le sucedió a mi alma
en todo lo que viví.

Versión de Eliseo Diego

 

Fuente: Poesía soviética. Editorial Arte y Literatura, La Habana, 1987.


Volver al álbum