No soy la rama, sólo la prerrama.
Ni un pájaro, nomás el nombre del pájaro.
Ni siquiera un cuervo, aunque en algún lado del previento
la horda de cuervos ya discute mi destino.

Fuente: Plata y acero. Poesía rusa del siglo XX, antología en inglés de Evgueni Evtushenko (Doubleday, NY, 1993).


Volver al álbum