Cuando se escriba la historia de la presidencia de Enrique Peña Nieto habrá que dedicar muchas páginas a contar los últimos cinco meses del año 2014, que alteraron y marcaron el destino del sexenio.

Cuando se escriba la historia política de Ricardo Anaya, resultará que son esos mismos meses los que marcaron su destino: lo pusieron en la boleta electoral del primero de julio y sembraron los enconos que volvieron con furia en tiempos de campaña para obstaculizarlo.

En agosto de 2014, el legislativo había aprobado las últimas leyes de la reforma energética y había terminado el ciclo legislativo de la presidencia de Enrique Peña Nieto. Anaya había sido un eficiente diputado panista como vicecoordinador económico y, durante medio año, como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. Apenas en mayo de ese año se había convertido en secretario general del Partido Acción Nacional, acompañando a Gustavo Madero en la planilla que derrotó a Ernesto Cordero: su primer alejamiento del calderonismo.

En esos días, los planes de Anaya apuntaban a su tierra natal. Quería competir para ser gobernador de Querétaro y así se lo dijo a Gustavo Madero, quien le pidió que se quedara con él unos meses más.

Terminaban dos años sin verdadera oposición en el Congreso. PRI, PAN y PRD habían hecho ley el Pacto por México, incubadora de las reformas constitucionales de Peña Nieto. Algún partido se había bajado de alguna reforma, otro de otras, pero eran días de fiesta para el gobierno de Peña y el pactismo.

En febrero de ese año, la revista Time le  dedicó a Peña su portada con el lema: Saving Mexico.

En septiembre de 2014, Madero pidió licencia temporal como presidente del Partido para poder optar por una candidatura al congreso. Anaya heredó por unos meses, como interino, la presidencia del partido.

Veinte días después, acompañado de los líderes de la bancada panista diputados, Anaya dio una conferencia de prensa en la que anunció una iniciativa para crear un Sistema Nacional Anticorrupción. El tema de la corrupción era el mayor problema del país, dijo, y sería la prioridad del PAN a partir de ese momento. En esa conferencia no habló del gobierno priista, ni dio nombres.

Ilustración: Oliver Flores

Era el principio de una estrategia de posicionamiento, hablada con Madero y otros dirigentes del partido, camino a las elecciones legislativas del 2015. El PAN entendía que era el momento de separarse del gobierno y poner fin a los tiempos del Pacto por México.

Anaya y su equipo recordaron que, como presidente electo, Peña Nieto había enviado al Congreso una iniciativa anticorrupción que el priismo había mandado a la congeladora legislativa. Diversas organizaciones de la sociedad civil  habían tratado, infructuosamente, de revivirla. Anaya dijo en la conferencia de prensa que habían trabajado la iniciativa anticorrupción con la Red de Rendición de Cuentas y con Transparencia Mexicana, entre otras organizaciones de la sociedad civil.

El anuncio ocupó varias primeras planas al día siguiente. El PRI y el PRD prometieron que analizarían la propuesta panista. Manlio Fabio Beltrones y César Camacho, líderes del PRI en el Congreso, le dieron la bienvenida al anuncio.

Pero el tema no estaba en el ánimo de la opinión pública, conmocionada e indignada en esos días por la desaparición de 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa en una noche de terror en la ciudad de Iguala, en Guerrero. En las próximas semanas todo cambiaría. La corrupción pasaría al primer plano.

Como tantas veces en la vida política de Ricardo Anaya, la  suerte jugó su partida.

El cinco de noviembre, 15 días después del anuncio anticorrupción, el diario Reforma puso en su primera plana una nota que tituló: “Da gobierno a amigos 10 grandes proyectos”. Central en el reportaje era el tren México-Querétaro que había ganado un consorcio en el que había participado el grupo Higa, cercano a Peña.

Dos días después, el gobierno anunció la cancelación de la licitación, según el secretario de Comunicaciones y Transportes, porque el presidente Peña “tiene la sensibilidad de que lograr que el proceso de licitación esté alejado de duda alguna por parte de la sociedad y del Congreso de la Unión”, era fundamental.

La verdadera razón era otra.

En esos días, la presidencia de la República había recibido múltiples solicitudes de información de parte del equipo de investigaciones especiales del noticiero de Carmen Aristegui respecto a una casa propiedad de la primera dama, Angélica Rivera, construida y financiada por el grupo Higa,  contratista también del tren México-Querétaro. El 9 de noviembre, el reportaje salió al aire.

El resto, como dicen, es historia.

Los priistas que tan generosamente habían recibido la iniciativa panista para crear un sistema anticorrupción cambiaron de opinión. Aprobaron en comisiones un dictamen que quitaba los artículos y normas que daban dientes al sistema.

El 10 de diciembre, más de treinta organizaciones de la sociedad civil publicaron un desplegado e hicieron una conferencia de prensa rechazando el dictamen priista. Anaya se subió a la ola y dijo que el PAN no aprobaría ese dictamen.

En esos días, acompañado de José Isabel Trejo, coordinador de los panistas en la Cámara de Diputados y de Fernando Rodríguez Doval, Anaya fue a Los Pinos a encontrarse con Aurelio Nuño, jefe de la oficina presidencial, con Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los diputados priístas y con el Consejero Jurídico del ejecutivo, Humberto Castillejos.

La posición del PAN en esa reunión fue que el dictamen del PRI era inaceptable si no incluía las peticiones de las ONGs. Beltrones dijo que él era buen amigo de muchos de los dirigentes de las organizaciones no gubernamentales, pero que a  esas organizaciones les tocaba escribir libros y a los legisladores, las leyes. Nuño fue contundente: no capitularían ante la sociedad civil. Los priistas  invocaron la lógica del acuerdo con el que habían trabajado los últimos dos años en  las reformas del Pacto: después de todo eran amigos, compañeros de viaje en la transformación del país.

La reunión se tornó áspera, no hubo acuerdo. En enero de 2015 Anaya dejó la presidencia del PAN y Madero lo nombró líder de los diputados. En febrero, en medio de negociaciones con los partidos en las que estuvieron involucradas las organizaciones no gubernamentales, se aprobó la reforma constitucional que creaba el sistema anticorrupción incluyendo un par de puntos a los que el PRI se había opuesto con rabia.

La corrupción  pasó  entonces  al centro del debate público, para no retirarse más.

Anaya había estado, casi por accidente, en el centro  de la discusión, y el gobierno entendió aquello como que Anaya, eficiente operador legislativo de  las reformas ya no era confiable, sino , dijeron, un “traidor”. Anaya se  olvidó  de Querétaro y empezó a planear su futuro en la política nacional.

Cuando le preguntan cuál es su principal cualidad, Ricardo Anaya dice que la tenacidad. Me lo dijo a mí y lo ha dicho en muchas  entrevistas. Cuando uno habla con sus cercanos, y hasta con sus adversarios, reconocen en él una inteligencia excepcional y una disciplina de trabajo obsesiva.

Su meteórico ascenso desde un pequeño puesto en el municipio de Querétaro hasta la boleta de candidato presidencial para el primero de julio se explica en parte porque ha impresionado siempre a sus jefes y estos le han dado la mano y lo han invitado a mejores puestos. Él lo explica de otra manera: “En esto de la política siempre hace falta alguien que trabaje”.

Y pone un ejemplo: cuando llegó a la Cámara de Diputados como uno más de los vicecoordinadores se dio cuenta, en una reunión de la bancada, de lo complicado que era repartir los espacios en comisiones para sus compañeros. Una noche se dedicó a programar un Excel que incluía fórmulas y condicionantes para cada celda hasta automatizar la repartición. Sus compañeros de la burbuja lo vieron de otra manera.

Algo similar recuerdan los que estaban en el cuarto de guerra de la campaña para presidente de Josefina Vázquez Mota en el 2012,  primera incursión de Anaya en la política nacional. Callado, discreto, siempre iba con un portafolio de donde sacaba presentaciones muy elaboradas, “algunas complicadísimas e inentendibles”,según algunos. Después de explicarlas, volvía a guardar en su portafolio y salía de regreso a Querétaro. Nunca en una fiesta, nunca en los momentos de socialización.

El niño aplicado, con apenas un par de nueves en la carrera, una maestría y un doctorado se explica: “Lo que importa en la vida es planear, ponerse objetivos y dedicar todo el tiempo posible a obtenerlos. Fui un hijo muy fácil —se ríe— nunca me pusieron hora de llegada. Me la ponía yo… y la cumplía”.

Tal vez. Pero se necesita también algún golpe de suerte y ésos le han sobrado a Ricardo Anaya.

Como en el verano de 2014, antes de los meses narrados al principio de este texto.

Había sido un vicecoordinador más y presidente de la Mesa directiva de la Cámara de Diputados, pero sólo por seis meses, en un acuerdo extraño entre el presidente del PAN, Gustavo Madero con las fuerzas políticas del blanquiazul.

No imaginaba que el 11 de agosto del 2014 se publicaría el video de una fiesta, durante la plenaria de los legisladores panistas en Puerto Vallarta, en la que aparecían bailando con modelos los dos líderes de los panistas en San Lázaro y los hombres cercanos a Gustavo Madero para los cambios que se venían: el guanajuatense Luis Alberto Villarreal y el chihuahuense Jorge Villalobos. A los pocos días, ambos tuvieron que dejar sus cargos. Para Anaya, que no  acostumbraba irse de fiesta, se abrió un espacio inesperado dentro del partido. En esos mismos días, había otro político que se veía como protagonista del PAN rumbo al 2018: el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés. Pero ese mismo verano, un reportaje de Denise Maerker en el noticiero estelar de Televisa reveló que en sus tiempos de gobernador se había construido una presa, en un terreno de su propiedad, de manera al menos sospechosa. Al final del escándalo mediático, había un adversario menos para Anaya.

En los primeros meses de 2015, concluida la reforma del Sistema Nacional Anticorrupción, Anaya puso la mira en la presidencia del Partido. La alcanzaría finalmente, con otro golpe de suerte.

Los escándalos y la decisión de Madero de no dar un lugar en las listas plurinominales para la elección intermedia del 2015 a Margarita Zavala habían despertado al calderonismo dentro del PAN. En enero de ese año, Margarita anunció que competiría por la Presidencia para “reconstruir al panismo”, el cual, dijo, estaba cooptado por un grupo: el de Gustavo Madero.

Los meses previos a la elección intermedia, aún como líder de la bancada, Anaya se dedicó a preparar su candidatura a la presidencia del PAN, en competencia con Zavala. Las elecciones del 2015 fueron un desastre para los panistas que ganaron apenas  109 curules, menos curules que las logradas en 2012.

Parecía un escenario ideal para Margarita, desdeñada por el grupo del partido que que había fracasado, pero el 14 de junio, poco después de las elecciones, Zavala se bajó de la contienda interna, pidió al PAN buscar un candidato de consenso y anunció que, “en los tiempos que marca la ley”, buscaría la candidatura a la presidencia de la República.
Anaya tuvo entonces la vía libre para ser presidente del PAN.

En agosto ganó la elección  interna compitiendo contra la candidatura testimonial de Javier Corral. Llegó a la presidencia del partido en compañía de dos jóvenes que había conocido en las juventudes panistas y en la Cámara de Diputados, Fernando Rodríguez Doval y Damián Zepeda. Ya estaba desde entonces muy cerca de Santiago Creel, secretario de Gobernación con Vicente Fox, derrotado por Felipe Calderón en la elección interna del PAN para la candidatura presidencial de 2006. De su tierra natal, Querétaro, lo acompañaban Edgar Mohar, a quien hizo tesorero del PAN, experto en asuntos de seguridad y exsecretario de seguridad pública del estado, y Antonio Rangel, tal vez el más cercano de sus amigos en la política,  a quien conoce desde la legislatura queretana.

Ya en la presidencia del partido, Anaya hizo lo que acostumbra a hacer: planear y trabajar para lograr un objetivo, esta vez ser candidato a la presidencia. Y como le había sucedido en otros momentos de su carrera, tuvo también aquí algún golpe de suerte.

Anaya explica  cómo se hizo panista:

En la preparatoria, inscrito en el área cuatro de  humanidades, hijo de una familia que no había estado nunca cerca de la política, decidió  sin embargo que sería político. Consiguió y leyó los documentos básicos de todos los partidos y se decidió por el PAN. Por medio de Marcela Torres Peimbert, su vecina, logró sentarse con Francisco Garrido, entonces presidente municipal de la ciudad de Querétaro, quien lo invitó a trabajar en la alcaldía. Cuando ganó la gubernatura del estado, Garrido lo hizo su secretario particular en el gobierno estatal, luego diputado estatal y líder del PAN queretano.

Su tesis de doctorado en la UNAM es un análisis, un poco ilegible debo decir, de la doctrina del PAN. Pero su camino a la candidatura tiene poco que ver con el partido y  es una apuesta que sólo gana, ganando.

Meses después de la llegada de Anaya a la presidencia del PAN, llegó a la del PRD Agustín Basave. En esos días, Basave ya era invitado frecuente a unas cenas que convocaba el presidente del partido Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, con la idea de formar “un cuarto polo” que agrupara a fuerzas progresistas.

Por casa de Delgado pasaban Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la ciudad de México, Gustavo Madero, expresidente del PAN,  Alejandra Barrales, senadora del PRD, lo mismo que  Alejandro Encinas y Cuauhtémoc Cárdenas —sólo dos o tres veces, y al principio.

Basave publicó en aquellos días un libro titulado “La cuarta socialdemocracia”, que regaló a Anaya y el presidente del PAN leyó, anotó y discutió muchas veces con Basave. Más de una vez, en público, Anaya ha citado a Basave y su libro. Esa relación en nada ayudó a la relación del queretano con el priismo y con el gobierno de Peña Nieto, donde por mucho tiempo, sin evidencia alguna, se relacionaba a Basave con el surgimiento del movimiento #yosoy132 en la Universidad Iberoamericana en la campaña del 2012.

Al mismo tiempo que la mesa del Cuarto Polo seguía reuniéndose, Basave y  Anaya, siempre acompañado de Santiago Creel, comenzaron a hablar de la posibilidad de ir juntos en las elecciones de 2016. El experimento no era novedoso. Desde 1991 el partido identificado con la derecha había ido en alianza con el identificado de izquierda en poco más de veinte ocasiones.

Grillas internas de los partidos no permitieron, como se planteó originalmente, ir juntos en todas las gubernaturas, pero se amarraron las que serían fundamentales para el futuro del queretano: Veracruz y Quintana Roo, además de Tamaulipas  donde, aunque formalmente no existió alianza, el PRD tuvo un candidato testimonial. Además, parte del perredismo, en los hechos, hizo campaña por Javier Corral, candidato  del PAN ganador en las elecciones de Chihuahua.

En esos cuatro estados, ganados por la alianza explícita o soterrada del PAN y el PRD, los exgobernadores priistas están hoy perseguidos por la justicia.

En el caso de Veracruz, durante toda la campaña las encuestas señalaban un empate técnico. En esas fechas, Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad publicaron un primer reportaje sobre empresas fantasma, todas en Veracruz. La alianza PAN-PRD ganó por unos puntos. Ganó también en Quintana Roo y en  Durango. El PAN se llevó Chihuahua, Tamaulipas y Aguascalientes.

La noche de la elección, ya con los resultados en la mano, Anaya llegó a Televisa a comentar los resultados junto con Manlio Fabio Beltrones, del PRI, y Agustín Basave, del PRD. Anaya se apropió de la noche. “El PAN es el gran ganador, estamos de regreso”. Una y otra vez le dijo al PRI corrupto y muchas veces habló del 2018 y de ganar la presidencia. Esa noche, Anaya se hizo un personaje nacional. El priismo acumuló un agravio más.

En su calidad de presidente del partido, Anaya empezó a aparecer en todos spots que por ley tenía el PAN. Varios rivales panistas se quejaron oficialmente, pero nada cambió. El conocimiento de Anaya a nivel nacional subió a la misma velocidad  con que el joven queretano se había hecho de un lugar en la política nacional.

Impulsados por Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, adversarios internos  de Anaya rumbo al 2018, varios panistas ilustres se quejaron una y otra vez de la utilización de los mensajes del  partido para promover la imagen de su presidente. No podía ser juez y parte, le dijeron, árbitro y jugador. Pero lo mismo hacía Andrés Manuel López Obrador con los tiempos oficiales de Morena, y Anaya lo siguió haciendo.

En agosto de  aquel año, Enrique Peña Nieto recibió a Donald Trump en Los Pinos. Un día después, durante un debate en Televisa con Luis Videgaray,  secretario de Hacienda y responsable del viaje del entonces candidato republicano, se fue con todo contra el presidente y la visita: “¿En qué cabeza cabe hacer lo que se hizo?”, preguntó Anaya para abrir el programa. Una vez más, en las pantallas de Televisa, ganó espacio como opositor.

Aquellos enfrentamientos con el gobierno produjeron finalmente una reacción con un asunto  perseguiría a Anaya durante toda la campaña: diversos medios publicaron que su familia vivía en Atlanta y que él viajaba regularmente a verlos, su nivel de vida era muy superior a sus ingresos conocidos.

Anaya fue a Televisa a explicar sus ingresos, de qué vivía, cuánto ingresaba y por qué había decidido mandar a sus hijos a aprender inglés a Atlanta. Fue sólo el preludio de las acusaciones que recibiría en 2018, ya  iniciada la contienda electoral.

Cuando le pregunté por sus ingresos y sus propiedades, Anaya fue claro y estructurado en su explicación: se trata de un hombre cuya familia tenía dinero y  cuyo suegro es un hombre rico, que ha sido generoso. El día de hoy, sus ingresos mensuales, de alrededor de 400 mil pesos, vienen en su mayoría de locales en renta que administra su esposa. Esto, sin embargo, no es algo de lo que Anaya guste hablar.

“Lo he explicado varias veces”, me dijo.

Lo ha susurrado, en realidad, como quien sabe que no es electoralmente productivo hablar de su comodidad económica. 

Para las elecciones estatales del 2017, particularmente la del Estado de México y la de Coahuila, Anaya ya no tenía en el PRD a su amigo Basave. El PAN compitió solo en los dos estados.

Las elecciones estatales del 2016 le habían regalado el debate con Beltrones. Anaya sabía que en el 2017 raspar al gobierno con el pretexto del Estado de México era su carta más importante para competir por la candidatura y después por la presidencia de la República. Durante todo el año mantuvo e intensificó las reuniones con Dante Delgado, Agustín Basave, Santiago Creel, Alejandra Barrales y luego con el excanciller Jorge G. Castañeda y con el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro, candidato de Movimiento Ciudadano favorito para las elecciones estatales de 2018. Poco a poco, el Cuarto Polo se transformó en el Frente.

La candidata panista al Estado de México, Josefina Vázquez Mota, quedó en un lejano tercer lugar, atrás del PRI y Morena, pero la estrategia de Anaya fue aprovechar la campaña ahí para atacar frontalmente al gobierno. En el PRI y en gobierno todavía no le perdonan algunos discursos y algún spot en que hacían a Peña el adversario.

La noche de las elecciones, ahora como perdedor, Anaya regresó a Televisa. Primero en tener la palabra, hábil en el debate, abrió con un discurso sobre la elección presidencial del 2018, atacó al PRI y al gobierno y frente a Enrique Ochoa, presidente del PRI, y Alejandra Barrales, presidenta del PRD, aún con los malos resultados encima, terminó luciendo. Al terminar el debate, ejecutivos de Televisa y varios comentócratas presentes aplaudieron cuando llegó al salón privado donde se había visto aquel debate postelectoral.

Dentro del PAN, sin embargo, sus adversarios vieron la derrota como una oportunidad para desplazarlo. Margarita Zavala no bajaba en las encuestas y Moreno Valle comenzó una intensa campaña con el pretexto de un libro más anunciado que leído. Anaya se ocupó de construir el Frente, del que se sabía único candidato posible, no sólo en las reuniones de Dante Delgado sino ahora en cenas, por ejemplo, en casa de Castañeda.

En ese verano, el tema en la opinión pública era el de una fiscalía autónoma o independiente en sustitución de la Procuraduría General de la República, dependiente del poder ejecutivo. Desde un año antes, en algún cajón del Senado estaba guardada la iniciativa enviada por el presidente Enrique Peña Nieto que incluía un artículo transitorio según el cual el nuevo fiscal general de la República sería de manera automática el procurador en funciones, entonces Raúl Cervantes, un hombre del PRI cercano al presidente. De Ricardo Anaya habíamos escuchado ambigüedades como esta: “El proceso de tránsito de la procuraduría a la fiscalía tiene que ser un proceso absolutamente transparente, con enorme participación de la sociedad y con un perfil ampliamente consensado”. 

Pero en agosto de 2017 Anaya fue a Chihuahua a un encuentro convocado por el gobernador Javier Corral. Ahí, reunido con Emilio Álvarez Icaza, Jorge Castañeda, Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Agustín Basave, Gustavo Madero, Alejandra Barrales, Javier Corral, Guadalupe Acosta Naranjo, Santiago Creel Miranda y Fernando Elizondo, entre otros, firmó una declaración en la que, en su último párrafo se comprometía a eliminar el transitorio. Unos días después, Anaya le declaró la guerra al PRI e hizo del tema de la fiscalía autónoma un asunto nacional. 

En aquella declaración se puede encontrar el esbozo de lo que sería más tarde la plataforma de el Frente, difícil de conciliar con el clásico ideario panista. En aquella reunión se sumó también al Frente Emilio Álvarez Icaza, otro enemigo jurado de Los Pinos, a quien juzgaban artífice del Grupo Internacional de Expertos Independientes que dinamitó la versión oficial de lo sucedido en Iguala la noche de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

La campaña de Rafael Moreno Valle como precandidato del PAN no acabó de cuajar. Una negociación dentro del Frente para que el Frente  que su esposa, Martha Erika Alonso, fuera la candidata al gobierno de Puebla terminó con esa amenaza.

Quedó en pie sólo Margarita Zavala pero ahí, una vez más, los tiempos favorecieron a Anaya. Zavala presionó para que el PAN acelerara la elección de su candidato, pero Anaya contestó que el método de selección del candidato del Frente, no del PAN, se estaba negociado todavía entre los partidos aliados.

La demora afectaba gravemente las opciones de Zavala, quien optó por no esperar, pues hacerlo le quitaba la oportunidad de lanzarse como candidato independiente. La ley electoral obliga a cualquiera que quisiera ir como independiente no pertenecer a ningún partido político. Zavala no se la quiso jugar dentro del Frente, segura de que Anaya no la dejaría pasar, y renunció al PAN los primeros días de octubre.

El queretano le había ganado una vez más a Zavala sin necesidad de competir.

Quedaba frente a él Miguel Ángel Mancera. Pero de Mancera se encargaron los mismos perredistas, empezando por su presidenta Barrales, entusiasmada con el Frente y con su candidatura para la Ciudad de México.Otras tribus del PRD vieron en la alianza la única oportunidad de no desaparecer por completo.

Una noche, durante la Feria del Libro de Guadalajara, en casa de Raúl Padilla, Ricardo Anaya les anunció a los presentes, Delgado, Alfaro, Castañeda, entre otros, que en unos días Mancera se bajaría de la contienda. Y así fue. Mancera dijo que no iba, y desapareció de la escena pública. No se le ha visto en la campaña.

Durante el tiempo de precampaña, Anaya recorrió el país y se ubicó en claro segundo lugar en las encuestas, siempre subiendo, pero siempre lejos del puntero.

Al mismo tiempo, comenzó a armar un equipo de campaña en donde el más prominente panista era Santiago Creel, además de sus leales de siempre, Damián Zepeda y Fernando Rodríguez Doval, pero poblado de independientes o perredistas: Basave, Castañeda, Salomón Chertorivski, exsecretario de Salud, de Rubén Aguilar, exvocero del presidente Fox. La plataforma del Frente y el discurso de Anaya empezaron a caer cada vez más lejanos  del panismo.

Así llegó febrero y con él la guerra sucia. En un video promovido en los medios por la campaña priista, dos personajes no identificados denunciaron una supuesta operación de lavado de dinero, hecha por un tercer personaje que a la fecha nadie ha visto, para beneficiar a Ricardo Anaya por la venta de una bodega industrial.

Días después Anaya acudió a la PGR  para protestar por un boletín en que se sugería que estaba  formalmente acusado de lavado de dinero. La PGR difundió el video de su visita sugiriendo que se había negado a declarar. La vocería de la campaña priista inundó los medios con la insinuación de que estaba siendo investigado y no tenía respuesta para el cargo.

El escándalo que siguió tuvo, tiene, dos aristas: una legal y una política.

No hay hasta el día de hoy ninguna  acusación formal contra Anaya. Varios abogados que han revisado los papeles que hoy son públicos, gracias a Anaya, me dijeron en estas semanas que no ven cómo podría acusarse al candidato de el Frente de algún delito. Anaya, sin embargo, quedó tocado. Como me dijo un miembro de su equipo, fue como cuando en el primer round de una pelea a un boxeador le dan un cabezazo y le abren la ceja. El oponente recibe la deducción de puntos que marca el reglamento, pero la ceja está abierta. Cada jab, por leve que sea, vuelve a abrir la herida.

La primera respuesta de Anaya fue lanzarse contra Peña. En una conferencia de prensa anunció que de ganar la elección impulsaría una comisión de la verdad, con ayuda internacional, para juzgar al presidente por presuntos actos de corrupción. 

Pero el sucio cabezazo había tenido un efecto. Durante días Anaya pareció atolondrado. Y su primera reacción enfureció aún más a los priistas que concentraron entonces sus esfuerzos en ganarle  el segundo lugar más que en lograr el primero.

Tal vez por eso la campaña de Anaya empezó a tropezones –con un evento en Santa Fe para jóvenes expertos en tecnología– y no reflejó su plataforma, construida, como  en todo Frente, con sólo un puñado de promesas y compromisos mínimos. Por alguna razón, en las primeras semanas de campaña, los temas se multiplicaron. Su primera conferencia de prensa mañanera, un invento de media campaña que suspendió pronto, la dedicó a explicar cómo daría ácido fólico a todas las mujeres embarazadas. 

Dejó de crecer en las encuestas y el panismo tradicional, el de los gobernadores, sobre todo, apostó por sí mismo y ha sido más que discreto en su apoyo al candidato. Nada peor para un gobernador en funciones que tener a un gobierno en contra, sea el que hoy gobierna o el que gobernará a partir de diciembre.

Así, la campaña y tal vez el futuro político de Ricardo Anaya cosechan hoy los frutos de su éxito rápido y de la novedad y la audacia de su apuesta: construir una coalición que, a juzgar por su plataforma está en el centro izquierda, pero cuyo partido mayor, el PAN, está en el centro derecha. Es una apuesta que en México sólo funciona ganando porque la partidocracia mexicana, por fuerte o débil que sea, termina jugando con el ganador, sin importar mucho quien sea.

Y es por eso que el joven queretano brillante, obsesivo, trabajador, disciplinado, podría el dos de julio, si no gana, quedar sin espacio, ni lugar, ni partido en el que refugiarse.

Si así sucede, hay que decirlo, habrá sido víctima de su audacia, en esta ocasión sin la suerte que lo acompañó tantos años.

 

Carlos Puig

 

7 comentarios en “Ricardo Anaya, las tentaciones de la suerte

  1. No Carlos, no será víctima de su audacia, será víctima de su inteligencia sin ética, de su principal característica: personalidad plena de ambición sin límites, propios de una formación personal deficiente, junto a una adicción al poder y al dinero.

    • ¨Si, Carlos, ese joven inteligente, bien preparado, con cara de bueno, porque lo es: , será el próximo presidente de México, ¡ya basta de tipos impreparados, falsos redentores, y títeres.! Estoy seguro que les vamos a ganar a los ¨pejelagartístas¨ y a todas las demás faunas corruptas, embusteras ,perezosas y corrosivas…¨

  2. quién nos dijera la verdad? Yo prefiero que gane Anaya que cualquiera de los otros

  3. Que pena que teniendo un hombre he inteligente no llegue a la presidencia eso necesitamos los Mexicanos gente culta, que nos pueda representar en el mundo. Me disculpo por lo que voy a comentar que esperamos de un hombre viejo ignorante que ni español habla y me espanta ver a gente culta que esté con el que es la corrupcion y por dinero a su madre vende uno, donde están los principios, ahora los jóvenes se preparan ya no son ignorantes, pero el dinero seguirá siendo el diablo!!!!!! Que pena que eso nos pierda, habiendo gente como Anaya me siento orgullosa de él, por que tengo un hijo tan exitoso , con todo respeto

    • En la UNAM conozco mucha gente culta que no precisamente son buenos para gobernar. Ser hombre de Estado significa administrar y dirigir las riendas de un país, contextualizando sus problemas. Yo oí ocurrencias populistas a Anaya como la entrega de tablets en el campo o de un salario universal sólo por ser mexicano. Seguramente, Anaya no es un ignorante, pero al parecer piensa que los problemas de México son los mismo de Alemania.

  4. Carlos, es muy interesante el contenido de este artículo. Me parece que la suerte es una circunstancia y Anaya con la inteligencia que tiene ha sabido aprovecharlas.
    Manejarse en la política no es nada fácil, es como moverse en un pantano, del cual para salir tienes que valerte de todo y no sumergirte por la desesperación.
    Anaya es un político con gran potencial, inteligente, atrevido, estratégicamente estudioso para lograr su objetivo. Necesitamos de políticos jóvenes que no se contaminen como es el caso de Salinas de Gortari. Por desgracia, la ventaja la tiene López Obrador. Esperemos que los jóvenes apoyen a Anaya, como sucedió con el Bronco en N.L.
    Anhelamos un cambio muy radical que bloquee la eterna corrupción que propicia el actual nefasto Sistema Político Mexicano.