¿Cómo es tu vida con la otra?
¿Más simple, no? Un golpe de remos
y luego una larga costa, y pronto
incluso mi recuerdo

será una isla flotante (en el cielo,
no en las aguas). Meros espíritus: tú
y la otra serán como hermanas,
y nunca amantes.

¿Cómo es tu vida con una
mujer ordinaria, sin divinidad?
Ya que me destronaste
(y tú mismo perdiste el trono):

¿cómo es tu vida? ¿Estás inquieto?
¿Vacilante? ¿Cómo te sientes al levantarte?
¿Cómo soportas, pobretón, el impuesto
inmortal que pagas a la vulgaridad?

“Estoy harto de histerias y escenitas.
Voy a rentar mi propia casa”.
¿Cómo es ahora tu vida con la otra;
tú, a quien yo elegí?

¿Es más a tu gusto, es más delicioso
lo que te comes? No hagas muecas
en caso de asco. ¿Cómo es tu vida con una
estampita; tú, que profanaste el Sinaí?

¿Cómo es tu vida con una extraña
de este mundo? ¿Puedes (sé franco)
amarla? ¿O sientes a la vergüenza como
las riendas de Zeus sobre tu frente?

¿Cómo es tu vida? ¿Estás
saludable? ¿Cómo cantas?
¿Cómo te enfrentas al dolor
de una conciencia inmortal, pobretón?

¿Cómo es tu vida con una mercancía
cualquiera, a precio exorbitante?
Luego del mármol de Carrara
que tuviste conmigo, ¿cómo es tu vida

con el vil yeso? (Dios fue esculpido
en la roca, pero ya está hecho pedazos.)
Luego de haber estado con Lilith
¿cómo vives con una del montón?

¿Ya te hartó la novedad?
Ahora que no respondes a la magia
¿cómo es tu vida con una
mujer terrena, sin sextos

sentidos? Dime: ¿eres feliz?
¿No? En un hoyo poco profundo
¿cómo es tu vida, mi amor? ¿Tan dura
como la mía con otro hombre?

Noviembre 19, 1924.

 

Fuente: Nexos en línea, 25 de Julio de 2016.


Volver al álbum

 

Un comentario en “Arranque de celos