A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE
I
Dios es la sombra de la luz

y nos acecha.

{{II}}
Todo objeto da silencio,

tiene la nobleza

que maldice la existencia.

{{III}}
Parecen pájaros las hojas,

cuando la luz tan plena,

el jardín es,
¿o es la complacencia?

… yo diría: aire!,
pero es ensoñación y llena de vidas

en su sangre es
y burbujea de luz,
y por la luz se ensancha
la vida que sucede por las hojas.

{{IV}}
Fresco gris íntegro de azules,

plena potestad,
la lluvia

aísla y vuelve a unir

cuanto es corpóreo.

Agua y tierra
alzan la grisalla que derrota todo,

excepto el aire
que al llover despliega:

floraciones animales, esencia de hojas

corolas terrestres.
Toda lluvia abre intersticios,

transparece, lava el cielo
avisando el sereno adentramiento,
ese estado musical
que viene tras la lluvia.

I
La capacidad de ser,

está en el tiempo

(no en los frutos),

cuando uno se siente entero

el que existe íntegramente

es él, no uno. {{n}}

Los poemas que aquí aparecen forman parte del
libro {Árboles adentro}, de próxima aparición.