Calle de Tacuba y Eje Central Lázaro Cárdenas.
En este edificio estuvo la casa del escritor Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893).


Calle de Tacuba y Eje Central Lázaro Cárdenas. En este edificio estuvo la casa del escritor Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893).

Frente al actual Palacio Postal, que sustituyó el antiguo Hospital de Terceros, estuvo la casa de Ignacio Manuel Altamirano. La habitó durante años. Antes de que el maestro cumpliera con su misión de cónsul en Barcelona, se mudó a Puente de Alvarado. La casa fue entonces una tienda, La Mariscala, y después una cantina, el Salón Correo. Al final, los estudiantes se reunían ahí, donde Altamirano caminó, y se llamó Café México.

13-altamirano

Ilustración: Kathia Recio

De este lugar salía por la noche Altamirano. Un coche de alquiler lo llevaba a su destino de fiestas y promesas amorosas —por ese entonces, todo su salario como fiscal de la Suprema Corte de Justicia se lo quedaban los cocheros: “Es la única frivolidad que me he permitido en la vida”, confesaba Altamirano a sus amigos.

El Liceo Hidalgo y la Sociedad Filarmónica Mexicana ofrecían a su ilustre socia de mérito, la actriz dramática Adelaida Ristori, una velada en su honor en el Teatro del Conservatorio de Música y Declamación. La alocución sería leída, según decían las letras góticas de la invitación, por Altamirano. El discurso de amor traía, entre otras maravillas de la retórica y malabares de la entonación, las flores del elogio. Un silencio respetuoso llenó el salón. Se oyó la voz: “Nosotros no hacemos esta noche más que consagrar con la apoteosis, la aclamación unánime del pueblo mexicano. Acéptala, oh, señora, porque la has merecido por tu talento y por tus virtudes”.

 

Rafael Pérez Gay
Escritor y periodista. Entre sus libros: El cerebro de mi hermano, El corazón es un gitano, Nos acompañan los muertos y No estamos para nadie. Escenas de la ciudad y sus delirios.