Isabel la Católica 7. Imprenta de Luis G. Inclán.
En esta accesoria estuvo la imprenta de Luis G. Inclán, donde se imprimió la novela de costumbres Astucia. 1865.


En 1864 llega al Ministerio de Justicia de Maximiliano un manuscrito “para que si lo tubiera a bien se sirva mandarlo sensurar” (sic). La ortografía está poco cuidada. Pero el manucrito contiene uno de los relatos más poderosos de la literatura mexicana del siglo XIX: la novela de Luis G. Inclán, Astucia, el Jefe de los Hermanos de la Hoja o los Charros Contrabandistas de la Rama. Se trata de una obra de poderes lingüísticos ilimitados (el idioma español según lo hablaba la gente del pueblo), que al narrar las aventuras de un grupo de contrabandistas de tabaco en la región de la Tierra Caliente michoacana describe con colores vivísimos la vida rural de México.

16-astucia

Ilustración: Kathia Recio

El misterio del habla en Astucia se ha constituido en centro de interés de los estudiosos, desde el día en que apareció la novela. Inclán era dueño de un taller litográfico que editaba “estampas, escapularios, varias oraciones, rezos devotos, alabanzas y trisagios”. De ese mismo taller sale Astucia a principios de 1865.

Nacido en 1816 en el rancho de Carrasco (hoy Insurgentes y Periférico), a Inclán le gustan las labores rurales desde la adolescencia. Su padre, administrador de la hacienda de Narvarte, decide ponerlo al frente de una propiedad en el Valle de Quencio: Inclán se enamorará del sitio al grado de convertirlo en escenario de una de las novelas más importantes del XIX mexicano.

Al autor lo persigue, sin embargo, la desventura. Muere su esposa y sus bienes son destruidos durante la invasión de 1847. Con lo que logra rescatar del desastre adquiere una imprenta y un taller litográfico en la Ciudad de México, donde alterna, durante muchos años, la venta de impresos religiosos y manuales de charrería. Mientras tanto, escribe lentamente las aventuras de los contrabandistas de tabaco.

La vieja accesoria de San José del Real 7, donde se imprimió la novela, se mantiene en pie, convertida en un negocio de comida. Al cruzar frente a ella nadie sospecha su pasado ilustre.

 

Héctor de Mauleón
Escritor y periodista. Autor de Roja oscuridad. Crónica de días aciagos, La ciudad que nos inventa, La perfecta espiral y El derrumbe de los ídolos, entre otros libros.