Ayer martes, el periódico Reforma presentó como  noticia principal una nota en la que destaca que la SEP y el SNTE acordaron que los aumentos salariales y pagos por jubilación a los maestros se hagan con base en el salario base y no se considere para ello los aumentos devengados a través del programa Carrera Magisterial. Sin embargo, dice el diario, durante los 23 años anteriores los aumentos se hacían sobre la suma agregada del sueldo-base más la aportación proveniente de Carrera Magisterial. Esta decisión causa enojo entre el magisterio, como se observa en Nuevo León. Es verdad, causa enojo, pero no se aclara que lo normal, lo usual, lo que histórica y legalmente se ha hecho es que los aumentos salariales se hagan sobre el salario base y no sobre el salario más incentivos. Si esto ocurrió en el pasado, no debe seguir ocurriendo. Un asunto minúsculo —de carácter administrativo— se presenta como acontecimiento mayúsculo. En realidad, el cambio administrativo que se anuncia con aspaviento tuvo lugar hace tres años, en 2013, como resultado de la substitución de Carrera Magisterial por un nuevo programa de estímulos.

La noticia cae, sin embargo, en terreno fértil por la desinformación imperante. En parte, el problema del “enojo” se debe en gran parte a que las autoridades no han explicado suficientemente bien las premisas que sustentan a la actual reforma. Por ejemplo: no se ha dicho (al, menos con suficiente fuerza y claridad) porqué se suprimió el programa Carrera Magisterial y qué es lo que lo substituye. Carrera Magisterial fue creada durante el sexenio de Carlos Salinas, a partir del Acuerdo de 1992. Se trataba de un programa de adscripción voluntaria de asignación de estímulos conforme al desempeño, aunque en un primer momento ese “desempeño” se intentó medir con apoyo  principalmente en grados, certificados y títulos, lo cual generó, como los maestros bien lo saben, una fiebre magisterial para la obtención de “papelitos” y una hiperinflación de la oferta de estudios docentes en los que se otorgaban esos “papelitos”. Las universidades  “patito” hicieron su agosto. Pero Carrera evolucionó y, al final, las categorías se otorgaban, con base —al menos en parte—  en evaluaciones. Pero desde su creación el programa tuvo problemas. El principal fue que la lideresa del SNTE colocó como director del programa a uno de sus “protegidos”. Es decir, desde el primer momento, Carrera fue socavada por la corrupción. Los profesores ordinarios tenían que demostrar sus competencias y conocimientos pedagógicos para obtener la categoría E, en cambio, los líderes sindicales alcanzaban esa categoría de manera automática, sin presentar ningún documento ni hacer ninguna evaluación. Cuando se inició este gobierno se descubrió que algunos líderes y recomendados recibían, vía Carrera, emolumentos enormes sin justificación alguna (ingresos de 100, 200 y hasta 300 mil pesos). Hubo, por lo mismo, que suprimir el programa y, en su lugar, fue creado el Programa de Promoción en la Función por Incentivos (PFI), que consiste en lo siguiente: cualquier docente (sin importar la función que desempeñe) puede aspirar a promoverse y esto se lograría a través de la evaluación de desempeño. La evaluación de desempeño es aquella que —de acuerdo con la ley— debe presentar cada profesor al menos una vez cada cuatro años.

 

Gilberto Guevara Niebla.

 

3 comentarios en “Carrera magisterial y el nuevo programa de estímulos

  1. El comentario de Guevara es sumamente parcial, limitado y fuera de contexto. El movimiento va más allá de la reforma educativa, implica una postura política en busca del control de la educación y e l posicionamiento en la actual coyuntura. Es una auténtica lucha por el poder político en general, en ese marco Guevara es apenas un declarante que tiene poco peso. Actor en el salinismo ahora está agotado con el peñismo.

  2. Sr Guevara Niebla
    No existen salarios de docentes en categoria “E” de carrera magisterial que alcancen las cantidades que usted menciona. Si son líderes sindicales deben tener otros ingresos ajenos o comunes a un docente común

  3. Si se hizo durante más de dos décadas, ¿en base a qué alega que lo normal es que nos e tomaran en cuenta los incentivos? pero carrera magisterial siempre se consideró para calcular las pensiones, por ley. Si la ley fue cambiada en 2013, perjudicar a quienes ya habian participado en carrera seria perjudircarlos haciendo retroactiva la ley.

    Si, hay muchas escuelas patito que dan titulos que valen poco, Y hay venta de titulos en la Plaza de San Juan en la ciudad de mexico, Todo permitido por la SEP. ¿cómoe s que la sep permite funcionar a escuelas y expedir títulos que después va a rechazar? Es una total estupidez, ellos provocaron el roblema y luego culpan a los maestros.

    Desde el sexeniod eFox, se limitó el presupuesto para las normales y universidades oficiales como la UPN y se permitieron la apertura indiscriminada de escuelas patito, esperando que el “mercado” seleccionara a las mejores,lo que nunca ocurrió. Además de permitir la apertura de secundarias y preparatorias oficales de dudosa calidad, que hicieron su agosto cuando se declaró obligatoria la preparatoria.

    Por si no lo sabia, y es raro que no lo haya investigado mediante una busqueda en Google, en la etapa final carrera magisterial estaba basada casi exclusivamente en los exámenes de promoción. ¿cuál es la diferencia con el nuevo examen? ¿ha tenido usted acceso a los exámenes, los ha visto?

    En carrera magisterial participaron 400,000 maestros, contra cunos cuantos lideres sindicales corruptos que se aprovecharon de las normas. No se les puede castigar a cientos de miles por las acciones de unos cuantos, en todo caso,debieron hacer una auditoria.

    PEro el gobierno necesita al sindicato, y tanto el sindicato como la sep y las secretarias estatales han continuado con sus fraudes, ventas de plazas, pagos de favores politicos, etc.