Lamentablemente se vuelve a presentar un tiroteo masivo en los Estados Unidos. En esta ocasión el hecho ocurrió en un antro en la ciudad de Orlando, Florida en donde perdieron la vida 49 personas y otras 53 resultaron heridas. Este ha sido el tiroteo más violento del vecino país, superando al ocurrido durante el 2007 en la universidad Virginia Tech donde 32 personas fueron asesinadas. Desde mi punto de vista, ésta es una prueba más de que las regulaciones permisivas en torno a las armas de fuego traen consecuencias negativas importantes y creo que hoy más que nunca se tienen que considerar estos problemas en México.

armas

Diversos medios de comunicación han hablado sobre el aumento en la venta y posesión de armas legales en Mexico. ¿Nos hemos puesto a pensar cuáles son las posibles repercusiones? Mi respuesta inmediata siempre es la misma, si queremos “adoptar” políticas similares a las que tiene Estados Unidos, bien vale la pena analizar las consecuencias que dichas políticas han ocasionado en ese país. Aunque los contextos mexicanos y estadunidenses son bastante distintos, no está de más tomar en cuenta las problemáticas que actualmente existen en el país vecino para darnos una idea de las posibles consecuencias que se podrían ver con mayor frecuencia en los hogares y calles mexicanas a raíz de un mayor número de armas.

La producción de armas en Estados Unidos se ha multiplicado en los últimos años y con ello se han presentado diversas situaciones:

1) Los tiroteos masivos públicos como el que ocurrió el pasado domingo en Orlando se han vuelto más frecuentes en Estados Unidos. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Harvard, los tiroteos masivos –definidos como aquellos con cuatro personas o más asesinadas– se presentaban cada 200 días antes del 2011, mientras que en los últimos años se han presentado cada 64 días. La creencia en Estados Unidos, y que lamentablemente se ha extendido en Mexico, es que los ciudadanos armados sirven para prevenir este tipo de incidentes. Sin embargo, un estudio ha revelado que menos del 1.6% de estos tiroteos han sido detenidos por un ciudadano armado. incluso, durante el tiroteo del 2011 en Tucson, Arizona, un ciudadano armado estuvo a punto de dispararle a la persona equivocada.

2) Es verdad que Estados Unidos tiene menos asesinatos per cápita que Mexico, pero esto no se puede atribuir a una mayor posesión de armas y regulaciones más permisivas. Las diferencias en las tasas de homicidio entre Mexico y Estados Unidos se pueden atribuir a otros aspectos como el fortalecimiento institucional y los altos niveles de impunidad, entre otros. En pocas palabras no se puede comparar manzanas con naranjas. Además, dentro de los países desarrollados, Estados Unidos es el país con la mayor tasa de asesinatos por arma de fuego per cápita, con una tasa 25 veces más alta que los otros países. La pregunta sería, ¿qué tipo de país desarrollado queremos ser en Mexico?

3) De acuerdo a información del 2014, cada 30 minutos se suicida una persona con arma de fuego en Estados Unidos. Es verdad que en cualquier país se tienen que atender las causas que llevan a las personas a cometer suicidios. Sin embargo, mientras que los intentos de suicido en Estados Unidos son letales en el 9% de los casos, este porcentaje aumenta a 85% cuando se utilizan armas de fuego. Es decir, hay dos aspectos que considerar, uno son las causas que llevan a una persona a cometer un suicido y dos, la herramienta que utiliza. Es muy probable que con un aumento de armas de fuego en Mexico aumenten también los intentos de suicidio que resulten letales.

4) Cada 15 horas muere una persona por un accidente asociado con un arma de fuego y en muchos de los casos las víctimas son menores de edad. Por ejemplo, según un estudio de Everytown for Gun Safety, 62 niños murieron accidentalmente al año entre 2007 y 2011. Debido a la alta disponibilidad de armas, en muchas ocasiones son los menores de edad los que accidentalmente disparan el arma. Incluso, durante el 2015, en Estados Unidos murieron más personas a causa de niños menores de dos años que accidentalmente dispararon un arma, que a consecuencia de ataques terroristas. Lo alarmante en México es que este tipo de incidentes ya se han presentado. En noviembre de 2014 dos menores jugaban con una pistola la cual se disparó y lesiono a uno de los niños. Por otro lado, la vida de un menor de 13 años termino cuando un amigo accidentalmente disparo una pistola en enero de 2015.

5) En Estados Unidos, alrededor del 53% de las mujeres asesinadas por parejas sentimentales fueron víctimas de armas de fuego. En este aspecto está comprobado que la combinación de relaciones sentimentales violentas y armas de fuego representan un gran riesgo para las mujeres. Lo preocupante es que estos casos también se empiezan a ver con mayor frecuencia en México. Tan solo en Nuevo León se han presentado por lo menos tres casos en donde un hombre asesina a su pareja o expareja en lo que va del 2016. En dos de estos casos las mujeres eran menores de edad.

Estados Unidos es un ejemplo para México en muchos aspectos, pero es el peor ejemplo a seguir en temas de regulación y portación de armas. Con un muerto cada 15 minutos a causa de una bala en Estados Unidos, los mexicanos no debemos de caer en la falsa creencia de que más armas vuelven más segura a una sociedad.

 

Eugenio Weigend Vargas
Doctor en Política Pública por el Tecnológico de Monterrey

La redacción es opinión del autor y no refleja el posicionamiento de ninguna institución.