• Claro que los bisiestos traen mala suerte. Basta que haya 24 horas más para que ocurran todavía más desgracias. (@hectorabadf)

• Hay dos remedios para la mala ortografía: leer mucho, o no escribir nada. (@Antonomasico)

• Twitter sirve para identificar a los tontos, no para discutir con ellos. (@200bares)

• A veces imagino que mi papá, ingeniero, muerto hace cuatro décadas y a quien apenas conocí, está vivo. Entonces le muestro la Internet. (@LaArtifice)

• Vamos a ser implacables contra la corrupción cada vez que nos descubran. (@emiliocoro)

• Ya me dio sed de la mala, la que sólo se quita viendo al mundo arder a través de un vaso de whisky. (@Miriam_Junne)

• Quiero decirles algo a los pibes que llegan a la adolescencia y se avergüenzan de sus padres: es mutuo. (@Wait_Man)

• Dadme una cuenta de Twitter y renegaré del mundo sin mover el culo de la silla, pero convencida de haber arreglado el universo. (@AlmaDeliaMC)

• Parafraseando a Wislawa Szymborska: prefiero lo ridículo de escribir poemas a lo ridículo de leerlos en público. (@viajerovertical)

• “El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia, sino la constancia”. (Doris Lessing, citada por @luisharistizbal)

• A mí me está pareciendo válida la posibilidad de desconfiar de la gente que le pone puntos suspensivos a todo lo que escribe. (@kauracasman)

• Vengo de misa. Spoiler para los que no fuisteis: Jesús muere al final de la tercera temporada pero regresa en la cuarta. (@kimmy_schmit)

• “Nos dieron una foto del sospechoso, y en menos de dos horas, ¡hemos perdido la foto!” (Groucho Marx, citado por @Judy_LaLectora)

05-tuiter