A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Muchas personas se ponen nerviosas cuando están por fotografiarse, no porque teman un ultraje, como los primitivos, sino porque temen la reprobación de la cámara. Quieren la imagen idealizada: una fotografía donde luzcan mejor que nunca. Se sienten rechazadas cuando la cámara no les devuelve una imagen más atractiva de lo que realmente son. Pero pocos tienen la suerte de ser “fotogénicos”, o sea, de lucir mejor en fotografías (aun sin maquillaje ni iluminación favorable) que en la vida real. Que las fotografías sean elogiadas con frecuencia por su candor, su honestidad, indica que la mayor parte de las fotografías, desde luego, no son cándidas. Diez años después de que el proceso negativo-positivo de Fox Talbot empezó a reemplazar al daguerrotipo (el primer proceso fotográfico practicable) a mediados de la década de 1840, un fotógrafo alemán inventó la primera técnica para retocar el negativo. Sus dos versiones del mismo retrato —una retocada, otra sin retocar— asombraron a multitudes en la Exposición Universal celebrada en París en 1855 (la segunda feria mundial, y la primera con una exhibición fotográfica). La noticia de que la cámara podía mentir popularizó mucho más el afán de fotografiarse.

Fuente: Susan Sontag, Sobre la fotografía (traducción de Carlos Gurdini), EDHASA, Barcelona, 1981. (El nombre con el que el mencionado Fox Talbot patentó la fotografía en 1841 era calotipo: de kalos, bello.)

 

01-talbot-harfe

 

2 comentarios en “El primer photoshop

  1. Cada acontecimiento lleva una pequeña etiqueta que dice: y pensar que esto también está
    dentro del dominio de lo posible