La excelencia del vino de 1858 la atribuyeron algunos, con la mayor naturalidad, a la benéfica influencia del bellísimo cometa Donati, descubierto el 7 de septiembre. Pero el cronista científico del Charivari escribe con ironía el 21 de septiembre: “El cometa llega demasiado tarde para ejercer una influencia sobre la vendimia, que está ya en curso casi en todas partes. Así pues, este año, no meteremos la astronomía dentro de las botellas”.

Fuente: Philippe Veron y Jean-Claude Ribes, Los cometas. De la antigüedad a la era espacial (traducción de Lidia Porta), Editorial ATE, Barcelona, 1981.

04-astronomia

 

Un comentario en “Astronomía embotellada