A quien nos lee,
si quieres apoyar nuestro trabajo te invitamos a suscribirte a la edición impresa.

SUSCRÍBETE

Bien viejo ha de estar el que se cansa de hablar hasta de sí mismo. O el que en un lapso de supremo fastidio mira como a través de un cristal la futilidad de su obra. Pero ¿quién es el que cuando la ha terminado quedó totalmente satisfecho de ella? Sólo el que no se equivoca nunca o cree no haberse equivocado nunca. El segundo no me interesa porque está loco, al primero le tengo infinita compasión porque nunca supo de la sal de la vida.

Sé desde mi juventud que dentro de nosotros mismos llevamos los elementos de consuelo y justificación para nuestras fallas. Por eso me regocija terminar este montón de páginas inconexas y disparatadas con una gran frase del maestro Eckhart, palabras suyas que aliviaron tanto mi vida: “Si no es el querer lo que te ha faltado sino el poder, en verdad delante de Dios lo has cumplido todo”.

Fuente: Mariano Azuela, Páginas autobiográficas, 1ª edición en Obras completas, 1958; 1ª reimpresión (Colección Popular), FCE, México, 1974.

00-cabos